Connect with us

Opinion

El Plan B: Vidal-Sanz presidenciables y Carolina Stanley para la gobernación

* Por Jorge Joury

María Eugenia Vidal conserva una particularidad que la diferencia claramente de Mauricio Macri. Cuando asumió dijo la verdad: “Scioli nos dejó una provincia quebrada”. Eso le allanó el camino para hacer las correcciones de fondo y la preservó en gran parte de las turbulencias que generó la Casa Rosada. En cambio Macri ocultó bajo la alfombra la bomba de tiempo que le dejó Cristina. Vidal a través de dos años y medio de gestión, se ha convertido en una de las voces más creíbles del oficialismo, de allí que su imagen positiva supere por muchos cuerpos a cualquier figura del plantel amarillo. Frente a este cuadro de situación, los asesores presidenciales creen que Macri aún tiene tiempo de recomponer su imagen dañada por la corrida financiera. Pero guardan dudas sobre lo que puede ocurrir con las condiciones que imponga el FMI. Temen que el Presidente termine pagando un gran costo político. Por eso Vidal aparece en las gateras con un futuro presidenciable bajo el brazo.
Intuyen que el acuerdo con el FMI será claramente recesivo y buscará reducir el consumo público. Será algo así como entrar en la era de hielo. También hay que decir que la espiral inflacionaria de mayo dejará a los asalariados con menos poder adquisitivo y reducirá el consumo privado. Las exportaciones no crecerán durante este año porque el país tiene menos mercadería para vender al exterior producto de la sequía.
Otro tema a tener en cuenta, es que la devaluación de las últimas semanas, superior al 20% y el avance de la inflación, amenaza la viabilidad de la política tarifaria instrumentada por el ministro Juan José Aranguren para el gas y la electricidad. En ambos casos, los precios del producto están calculados en dólares con un sendero ascendente hasta 2019, mientras los márgenes de transportistas y distribuidoras tienen asegurado el ajuste semestral por índices de precios.Si no hay modificaciones, esa combinación implicará nuevas e importantes subas antes de que termine el año.
Además, la inversión sigue ausente cuando el calendario marca que faltan solo 15 meses de la elección primaria presidencial y el oficialismo está muy flojo de papeles en las encuestas. Macri ha reconocido que su dream team juega mal, pero por ahora no cambia a sus jugadores. Por lo tanto no logra resultados y la hinchada que lo votó está muy molesta, comenzaron los silbidos y reclama que muevan el banco de suplentes. El gobierno espera que lo salve el mundial de futbol, pero de seguir en esta tónica, comenzarán a mirar el promedio del descenso.

EL SECRETO MEJOR GUARDADO

Frente a este escenario, el gurú Jaime Durán Barba promete sacar un conejo de la galera. Guarda bajo siete llaves el Plan B, en caso de naufragio de la figura de Macri. La carta es jugar a la joya más preciada del PRO: Vidal candidata a la Presidencia en el 2019, posiblemente acompañada por el radical Ernesto Sanz, el verdadero arquitecto político de Cambiemos tras el Congreso de la UCR en Paraná. De paso, significaría un reparto más equitativo del poder con sus socios.
Esta posible salida surgió después de dispararse las alarmas en la Casa Rosada con la medición reciente que realizó la consultora Grupo de Opinión Pública, previo a la turbulencia financiera. Las conclusiones fueron que de once dirigentes centrales del país, Mauricio Macri quedó octavo si se tiene en cuenta la imagen positiva, cuando hasta hace algunos meses integraba el podio de los tres mejores. El Presidente tiene un diferencial negativo de 20 puntos: 59,2% de “mala y muy mala”, contra 39,2% de “buena y muy buena”, según consignó Clarín quien tuvo acceso al reporte.
Aunque Macri mide mejor que Vidal para Presidente en la tabla general de esta encuesta, cuando se hacen los planteos de segunda vuelta, el seguro posible escenario, el rol se invierte. La gobernadora les gana a todos (Cristina, Massa, Florencio Randazzo, Juan Manuel Urtubey y Máximo Kirchner). Por último, la tabla de imágenes la lideran tres mujeres: la gobernadora María Eugenia Vidal (52,5% de positiva); la líder del GEN, Margarita Stolbizer (47,4%), y la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió (47%). Vidal y Stolbizer son las únicas dos de todo el ranking con más miradas positivas que negativas.
Para los asesores de Macri, Sanz es un jugador ideal para acompñar a Vidal en el 2019.Hay quienes lo llaman, la “esperanza de los boinas blancas” del no-peronismo. “Pregúntele a un radical y sin dudarlo le dirá lo buen radical que es”, sostienen los informantes. Este mendocino es un excelente orador con amplia experiencia parlamentaria, con 11 años de Senador Nacional sobre sus espaldas y una buena cantidad de minutos de exposición en los medios. Pero hay que reconocer que aún está verde y no puede hacer pie en la mente del votante. No obstante, un buen trabajo de campo en los medios puede posicionarlo. Sobre todo, después de su ingreso a la mesa chica del poder.

EN BUSCA DE UN CLON DE LA GOBERNADORA

Para el caso de que Vidal se convierta en el mascarón de proa de Cambiemos en el 2019, esta salida plantea el desafío de la frazada corta.Las dudas para Cambiemos es como sostener a la Provincia de Buenos Aires, donde se librará la madre de todas las batallas y el peronismo aparece como un tiburón hambiento. Algunos miran para el sillón de Dardo Rocha a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. “Casi un clon de Vidal”, sostienen, ya que tiene buena llegada a los movimientos sociales y en parte ha logrado desactivar la protesta callejera. Se la ve como una mujer sensata y de alta sensibilidad. Los publicitas tendrán que trabajar duro para posicionarla, pero no hay que olvidar que cuando Vidal salió a la cancha, muchos la llamaban Heidi, pero terminó convirtiéndose en la mano más firme del oficialismo.
Basta con recorrer su perfil para darse cuenta de la formación de Carolina Stanley. Cuando terminó su secundario en la bilingüe Saint Caterine School decidió continuar abogacía. En ese momento eligió inscribirse en la universidad pública. También fue cursando una materia, en la Universidad de Buenos Aires -que ponía el foco en el sistema carcelario y la situación de los detenidos- donde sintió que tenía una “vocación social”.
Hija del ex presidente del Citibank y ejecutivo del Banco Macro, Guillermo Stanley, Carolina entró al mundo de la función pública en 1998 con apenas 23 años, durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem, como consultora en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.

UNA JUGADORA CON EXPERIENCIA

Fue gracias a su paso por la gestión pública que dos años más tarde, en el año 2000, la legisladora María Laura Leguizamón, integrante del espacio peronista, le propuso a Carolina ser su asesora en el área social. Este salto definitivo a la política también le significó una nueva etapa en su vida personal. En la misma época trabajaba en ese despacho un joven salteño y desenvuelto de tradición peronista: Federico Salvai. Se casaron y tuvieron dos hijos. Federico Salvai es hoy el jefe de Gabinete de la gobernadora de Buenos Aires, la mano derecha deMaría Eugenia Vidal. Contando ya con algunos años de experiencia, Stanley decidió tomar nuevos rumbos y al mismo tiempo que comenzó a militar en las filas del incipiente partido político de Mauricio Macri, en el 2003 se acercó al Grupo Sophia, el think tank fundado en 1994 por Horacio Rodríguez Larreta.
Larreta también tuvo sus inicios en la gestión pública con el peronismo. Durante la presidencia de Carlos Menem fue designado como Gerente General del ANSES. Rodríguez Larreta que ya había reclutado para su grupo a María Eugenia Vidal, vio en Carolina una mujer con un bagaje de experiencia social importante que además apoyaba la idea de que es el sector privado el que debe impulsar las políticas públicas para un “cambio social real”. Fue así que la nombró en el año 2004 Directora Ejecutiva del grupo.
En la última semana, tanto la gobernadora bonaerense, como el jefe de Gobierno porteño, ya tienen una silla permanente en la mesa chica del poder. Saldrán a bancar el proyecto y sumarle gobernabilidad a Macri. Pero será de una manera cuidadosa, para que no se los devore la mala imagen del fantasma del Fondo. Por lo relevantes que son para la estructura de ese espacio y la continuidad del macrismo en el Poder Ejecutivo a futuro, la sugerencia del gurú Durán Barba es “cuidar la imagen” de Vidal y Rodríguez Larreta.

EL AJUSTE BONAERENSE EN LAS GATERAS

La semana próxima será clave para la gobernadora. Debe empezar a delinear el ajuste en la Provincia. El discurso que le recomendaron sus escuderos, será “ajustar haciendo” y mostrar gestión. Pondrá énfasis en sacarle más recursos al juego, subsidios menos dolorosos y parte de la obra pública. La idea es rever todo el presupuesto que ha quedado desacomodado por la turbulencia financiera. Vidal se cuidará de no tocar planes especiales, tanto en salud como en seguridad, para no darle excusas para la critica a la oposición. Los gobernadores peronistas, que se ven venir la candidatura de Vidal, en la reunión de Tucumán pidieron al Ejecutivo que se le retaceen fondos de la coparticipación y los repartan con las provincias.
En resumen: el futuro de Cambiemos, hoy está en manos del Fondo. Se acabó el “Plan perdurar” y el oficialismo piensa solo en la supervivencia. Ya hay Plan B, pero asta historia recién está en elaboración, aunque tendrá epílogo obligado en octubre de 2019.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Continue Reading
Advertisement

Destacadas