Connect with us

Opinion

Macri juega al límite, en medio de fuertes rumores de un nuevo tarifazo de luz y gas

*Por Jorge Joury

El presidente Mauricio Macri jugó fuerte y justificó en las últimas horas la decisión de vetar de manera total la ley que limitaba los aumentos de tarifas de servicios públicos. Apuntó al alto costo fiscal que tendría la medida, la división de poderes y la falta de un criterio federal. Además le pasó factura al kirchnerismo, al recordar el veto de Cristina al 82% móvil. Esas señales rápidamente impactaron en el contexto internacional, ya que el FMI renovó su apoyo al Gobierno y afirmó que las negociaciones en Washington “progresan bien y losequipos técnicos están trabajando mano a mano para alcanzar una rápida conclusión”, aseguró un vocero del Fondo
Los argumentos de la Casa Rosada para justificar el veto, se asientan en que el costo fiscal que propone la nueva ley superaría los 115 mil millones de pesos. A modo comparativo, desde la Casa Rosada ejemplificaron que esta cifra que dejaría de percibir el estado, equivale a 77 mil viviendas sociales, más de dos años de la Asignación Universal por Hijo -que hoy cubre a casi 4 millones de beneficiarios-, 2.875 escuelas, 575 hospitales, o todo el gasto nacional en las universidades.
De todas maneras, la oposición recurrirá a la Justicia para tratar de torcer el veto. Además alegan que las empresas de energía han ganado casi 12 mil millones de pesos en los últimos 12 meses.
En medio del clima de malestar social que provocó la decisión presidencial, que por ejemplo en La Plata desató un cacerolazo bajo la lluvia en la zona céntrica de 7 y 50, en las últimas horas volvió a sonar con fuerza el rumor de que estaría en carpeta otro tarifazo para la luz y el gas. Sería para los meses de agosto y octubre. Sucede que al ser un mercado dolarizado, la reciente devaluación alteró todos los números y ahora promete disparar los precios del suministro de energía.
El jefe de Estado sabe que con todas estas medidas, asumirá un costo político importante y que su imagen seguirá en picada, pero está decidido a jugar al límite convencido que bajar el déficit es la madre de todas las batallas, aunque le dejó la pelota picando en el área a la oposición, que usará esta “gentileza” para posicionarse camino al 2019.
El peronismo ya olió la sangre sobre la piel de Cambiemos. Y cada vez más se entusiasma con la posibilidad de volver al poder. Por eso se mimetizaron en el Senado las múltiples variantes del justicialismo. Tanto Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá, Cristina Kirchner y Miguel Angel Pichetto, por un momento olvidaron los millones de cuentas pendientes que existen entre ellos y se lanzaron en bloque para celebrar con papel picado el placer de asestarle a Macri la primera gran derrota parlamentaria de estos 30 meses.“La nariz peronista se distingue por ser la primera que detecta el olor a muerto”, solía decir el ex ministro peronista Julio Mera Figueroa.

NUMEROS QUE CONDENAN LA GESTION

En la Casa Rosada cada vez hay más preocupación. Los números de aceptación de la figura de Macri siguen en descenso. Tal es así, que un sondeo que se conoció en las últimas horas, realizado por la consultora Hugo Haime & Asociados, dejó en claro que el 95% de los consultados opinó que las tarifas no pueden aumentar más que los sueldos, mientras que el 88% rechazó la posibilidad del veto presidencial.
Otro dato curioso sobre el cual deberán poner la lupa de los asesores de Balcarce 50, es que el estudio también abordó la vuelta al endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional y subrayó con resaltador que hay un rechazo abrumador a la decisión del Ejecutivo. “Las cifras son apabullantes y contundentes. El problema es la situación en donde hay un 70 % en contra del acuerdo con el Fondo, que piensa que la situación económica es grave. Sólo el 30 % cree que el Gobierno tiene capacidad para resolver la situación. Esa es la situación real en la que está plantada la población. Ir al FMI más un dolar alto es síntoma de crisis para la gente”, explicó Haime.
Otro sondeo del sociólogo y analista político Roberto Bacman también dio cuenta que 8 de cada 10 argentinos tienen problemas para llegar a fin de mes.
Y como si fuera poco, en la industria energética ya hablan de un nuevo aumento del gas residencial del 55% para octubre -mes pautado por el Ministerio de Energía y Minería para hacer la próxima recomposición tarifaria- y de entre el 30% y el 40% para el caso de la electricidad que se aplicará en agosto.

LOS QUE MAS VETARON DESDE 1983

El veto es una herramienta legal que según lo establece el artículo 80 de la constitución Nacional, el Presidente de la Nación tiene esa potestad para objetar parcial o totalmente el proyecto sancionado por el Poder Legislativo. Una vez vetada una ley, el mandatario cuenta un plazo de diez días hábiles después de sancionada para hacer uso de esta herramienta.
Desde el regreso de la democracia en 1983 el veto presidencial fue utilizado en 388 ocasiones. El ránking es encabezado por Carlos Menem. A través de una década en el sillón de Rivadavia, el riojano utilizó esta herramienta 195 veces sobre un total de 1.548 leyes sancionadas.
El segundo puesto lo ocupa Raúl Alfonsín quien llegó a vetar 49 leyes sobre la sanción de 645 normas. Otro radical, Fernando De la Rúa vetó unas 46 normas sobre un total de 325 leyes sancionadas durante su paso por la primera magistratura. Detrás suyo quedó su sucesor, el peronista Eduardo Duhalde, quien en su corta estadía en la Rosada usó el veto presidencial en 37 ocasiones.
Por último, el matrimonio Kirchner se colocó en lo más bajo del ránking teniendo en cuenta los doce años en el poder. En sus cuatro años como inquilino de la Casa Rosada, Néstor Kirchner vetó 38 leyes sobre un oral de 600 normas sancionadas entre 2003 y 2007. En tanto, Cristina Fernández de Kirchner utilizó el veto en sólo 21 oportunidades sobre la base de 909 leyes sancionadas en sus ocho años como presidente.
Por lo pronto, en poco más de dos años y medio, el presidente Mauricio Macri vetó siete leyes sancionadas por el Congreso y se posiciona como el mandatario que menos ha utilizado esta herramienta constitucional.

LO MAS DIFICIL ESTA POR VENIR

Con el veto a la ley contra el tarifazo, Macri supo leer que era el bocado más apetecible que esperaban los inversores y el FMI, principalmente para acordar el tan soñado crédito stand by. La decisión además estaba llamada a calmar el impacto fiscal que tendría esta ley si entrara en vigencia. El Ministerio de Hacienda había disparado las alarmas, proclamando que que el costo inicial de no avanzar con la recomposición de tarifas y volver todo a noviembre de 2017, iba a ser de $115.000 millones.
Con esta decisión, que seguramente alimentará a la oposición a agitar más las banderas de la conflictividad, Macri ahora deberá afrontar el tiempo más difícil de su mandato. Tendrá que demostrar también que está en control político de las decisiones económicas que se toman en el país.
Este es un problema para el al Presidente, que no tiene mayoría en las cámaras. Frente a este escenario, el mundo financiero internacional observa expectante. No le caben dudas sobre la dirección de la línea económica, pero sí abriga temores si podrá mantener el control político pleno del país.
Los tiempos que se avecinan pondrán a prueba la fortaleza de Macri . Sobre todo ante la temperatura que tomará la calle, en vísperas del arribo de la Marcha Federal que seguramente este viernes desbordará la Plaza de Mayo y hará escuchar además sus consignas de repudio ante la vuelta del FMI. Además, aunque esté al caer un paro general de la CGT, Macri necesitará extender puentes para afianzar el diálogo con la oposición, respirar hondo, sacar pecho y demostrar que tiene el valor necesario para llevar adelante sus metas. Como hizo Cristina de Kirchner, que llegó a vetar el 82% móvil sobre jubilaciones que le votó la oposición en el Congreso, el Presidente tendrá que demostrar que no le tiembla el pulso y que tiene el temple necesario para que el tsunami de críticas no le sacuda el sillón de Rivadavia. No obstante, debe tomar conciencia que sigue siendo muy peligroso tirar tanto de la cuerda con el bolsillo de la gente.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Continue Reading
Advertisement

Destacadas