Connect with us

Opinion

Un plan de auxilio urgente para frenar posibles piquetes en supermercados

*Por Jorge Joury

Uno de los intendentes históricos comparó a la situación en el conurbano bonaerenses como la de “un volcán a punto de estallar”. María Eugenia Vidal reconoce que el horno social no está para bollos. En la gobernación subieron la dosis de Valium frente a insistentes rumores de posibles piquetes frente a los supermercados. De allí que en las próximas horas el Ministerio de Desarrollo social de la Nación en un golpe de timón, saldrá a anunciar frente a dirigentes barriales y la Iglesia, un bono aguinaldo de tres mil personas por unica vez. Es para auxiliar a unas 400 mil personas de los planes sociales y contener el clima de tensión en los barrios. Los dirigentes barriales se encuentran con la guardia alta por temor a que la situación los sobrepase. En las zonas más pobres los comedores escolares, los comunitarios y merenderos, se ven desbordados por chicos y grandes que están sufriendo con mayor rigor la inseguridad alimentaria. Los datos recientemente aportados por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina pusieron en evidencia que el 8,5 por ciento de los menores pasaron hambre durante 2017, que el 17,6 por ciento está mal nutrido por insuficiencia alimentaria y que el 33,8 por ciento debe comer en comedores comunitarios. Esta radiografía reafirma la necesidad de poner la pobreza en el centro de las preocupaciones de todo el frente político, pero de manera real y no sólo declamativa.

A nadie escapa que por esta y otras circunstancias, la relación entre la Iglesia y el Gobierno pasa por su peor momento. La despenalización del aborto , la discusión sobre el ajuste y su efecto sobre la pobreza, y hasta la financiación pública de las actividades del catolicismo como temas de pública disputa, han levantado olas.

Cerca del Papa apuntan al jefe de Gabinete Marcos Peña por sus formas “liberales”, aunque culpan, por sobre todo al gurú Jaime Durán Barba, que sostiene que “la Iglesia no trae ni un voto” y apoya la legalización del aborto. Con él no hay diálogo posible. A tal punto, que alguna vez calificaron al ecuatoriano, en presencia de Peña, como “el José López Rega del Gobierno”.

TERRITORIO CERCADO POR LA POBREZA

Desde Balcarce 50 se admite que el segundo semestre va a ser mucho más difícil”. “Las pymes comenzarán a sufrir”, “somos el país de América Latina más frágil”, “la cantidad de cheques rechazados genera alerta en los bancos”, “la devaluación se está trasladando a los precios”, “no sabemos todavía cuánto valen las cosas”. No son frases sacadas de contexto ni revelaciones inconvenientes de un off the record. Son las afirmaciones que el propio ministro de la Producción, Dante Sica, realizó a lo largo de los últimos días frente a distintos medios y empresarios.

Frente al actual cuadro de situación, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray manifestó que en su distrito “la situación social es crítica, la demanda de alimentos esta creciendo. En los últimos 90 días aumentó un 38 % la cantidad de comedores y además estamos asistiendo con alimentos a trabajadores de empresas que cerraron como Cresta Roja”. Además de la mercadería que se entrega a los distintos comedores, el viernes pasado, se formó una fila de 200 metros para pedir comida y en los últimos 15 días el área social atendió a cinco mil personas. Por primera vez, también desde la comuna debieron comenzar a hacer operativos nocturnos en los que también se entrega comida.

Otro caso preocupante se registra en el populoso partido de La Matanza. Con los beneficiarios de planes sociales que hace que a una persona con la jubilación mínima se le quite los planes, “de esos 7500 pesos que cobran, muchos tienen descuento por las moratorias y se endeudan con mutuales. Con lo que les queda no pueden comer”, relatan desde el municipio. Explican que la cantidad de comedores entre 2015 y 2017 pasó de 84 a 160.

El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, planteó que tuvo cifras aún más duras, ya que se contabilizó un aumento del 60% de quienes asisten a los comedores. A pocos kilómetros de allí, en Hurglingham, desde marzo contabilizan 4 mil chicos más en los comedores. Para la entrega de mayor cantidad de alimentos, el municipio realizó convenios con empresas de la zona como Bimbo para que las tasas de Seguridad e Higiene sean abonadas con mercadería que se distribuye en los barrios más pobres.

Además, previendo un fin de año conflictivo, se armó un plan de contingencia con distintos supermercados para iniciar un acopio de comestibles. En San Fernando, la postal de la crisis mostró otra particularidad insólita. Decenas de personas comenzaron a llegar a los polideportivos municipales para bañarse en el lugar y así no consumir electricidad y gas en sus viviendas. En Merlo, según el jefe comunal Gustavo Menéndez se aumentaron en un 30% la entrega de bolsones de comida. Hay mucha gente que pisa por primera vez un comedor y llegan por los 700 comercios cerrados que dejó sin trabajo a miles de vecinos. En los partidos del conurbano la desocupación llegó al 11,3%.

PLAN ALIMENTARIO Y BONO AGUINALDO

Frente a las señales preocupantes, la gobernadora María Eugenia Vidal como la ministra de Desarollo Social, Carolina Stanley, se encuentran trabajando en un plan para repartir alimentos y evitar que la situación se desmadre.

Desde Poder Ejecutivo Nacional se muestran preocupados por las respuestas que dan los grupos más decididos a protestar y el efecto contagio que pueda generar en la sociedad. Para contener la conflictividad que va en ascenso, además de convocar a los movimientos sociales a una reunión, evalúan medidas para paliar la necesidad. En esa dirección, darían un bono aguinaldo por única vez de tres mil pesos que abarcará a un universo de unas 400 mil personas de los planes sociales. Paralelamente, apuran el redespliegue de fuerzas de seguridad desde la frontera a las zonas donde se expresan con mayor fuerza el descontento de la sociedad.

Hace rato que a Mauricio Macri lo despierta todas las mañanas una mala noticia. Hasta el propio Mundial de fútbol le resultó adverso por la decepcionante actuación de la selección nacional.

Hace pocos días Durán Barba llevó cifras que sobresaltaron a la Casa Rosada. Macri, Vidal y Rodríguez Larreta bajaron entre 12 y 13 puntos. “Así y todo están muy por encima del resto”, explicaron fuente oficiales.

Stanley tenía previsto convocar a la mesa de diálogo con los movimientos sociales y la Iglesia para fines de junio, y ante la demora Barrios de Pie, CTEP y la CCC , el denominado trío de San Cayetano, con vínculos con la Iglesia, anunciaron protestas en las puertas de los hipermercados. “El Gobierno no comprende la gravedad de la situación. No vamos a permitir que el ajuste recaiga principalmente sobre los pobres”, disparó Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, y se apoyó en las estimaciones de la UCA para reforzar el reclamo, ya que la pobreza en niños alcanza el 48,1% y el 33,8% depende de los comedores.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social señalan que Stanley elaboró un plan alimentario de emergencia para lo que resta de este año. La movida cuenta con la anuencia del Presidente, pero falta la partida presupuestaria que debe liberar el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne. La preocupación de Stanley y de Vidal tiene que ver con la severidad del impacto recesivo que se avecina por las exigencias del FMI.

LA PRESION DE LA IGLESIA NO CEDE

Las dos referentes de Cambiemos tienen llegada directa al Papa, con quien estuvieron hace pocas semanas durante una hora y veinte minutos en el Vaticano. Esa conversación sigue guardada bajo siete llaves, pero se supone que Francisco pidió que se elabore un plan de contención social para auxiliar a los más pobres.

Vidal y Stanley también frecuentan a los obispos cercanos a la Comisión de Pastoral Social que conduce Jorge Lugones, un jesuita de peso en Lomas de Zamora. Su diócesis atraviesa seis municipios muy humildes del Conurbano. Lugones avaló la huelga sindical del lunes 25 cuando declaró que se trata de “una herramienta” que propone la Iglesia contra las “injusticias sociales”. El mismo obispo también salió con los tapones de punta, en presencia de Stanley, por la presunta insensibilidad de Vidal durante unas jornadas de la Pastoral Social.

La gobernadora no acusó públicamente el golpe, pero tomó nota del mensaje. Se comenta que dentro de Cambiemos le habrían reprochado no haber salido a cruzar a Lugones. Vidal optó por no crear otra fractura. Su prudencia recibió adhesiones de curas –incluso simpatizantes K– que trabajan en el cordón bonaerense y se sintieron disgustados también por aquella descortesía de Lugones.

Rapida de reflejos, unos días después Vidal anunció el adelanto del medio aguinaldo a los estatales bonaerenses, una suba en la jubilación mínima y un aumento en el alcance y la cifra de las asignaciones familiares.
La gobernadora además colaboró en la confección del plan alimentario que Stanley tiene listo para la emergencia social que se atisba. Está pensado para ser aplicado en todo el país. Pero Buenos Aires representa el territorio más sensible.

REFUERZO EN COMEDORES ESCOLARES

En los comedores escolares provinciales, donde asisten alrededor de 1.700.000 alumnos, se decidió incorporar un refuerzo. Se trata de un desayuno en el turno mañana y merienda a la tarde. También fue resucitado el plan Más Vida, promovido alguna vez por Daniel Scioli. Había caído casi en desuso. Incluso con fallas de instrumentación. Participan de modo directo los municipios. Son beneficiarios cerca de medio millón de familias en condición vulnerable con población materno infantil. Y niños de hasta seis años.

En las altas cumbres del poder ya hay coinciencia que el segundo semestre de este año será un tránsito muy complejo hacia las elecciones 2019.“Vamos a administrar la escasez”, señaló uno de los funcionarios más poderosos del gobierno nacional.
Hoy, gran parte del programa económico está enfocado en volver a la estabilidad cambiaria e intentar retomar un camino de certidumbre ante el mercado y los inversores.

Pero se afirma, además, que continuarán los planes apuntalando el consumo, desde el Ahora 12 hasta Precios Cuidados, y que todos los cañones apuntan a la discusión del Presupuesto 2019 para seguir bajando el déficit fiscal. En segundo lugar, en el plan de la Casa Rosada se promete regularizar en estos meses los pagos a los proveedores de obra pública. Según fuentes oficiales, hay retrasos de 60 a 90 días en los desembolsos a constructores y empresas que realizan obras en todo el país. Esto afecta también a muchas provincias. La tercera pata tiene que ver con las pymes. El Gobierno trabaja en un proyecto de ley al respecto con la marca del flamante ministro de la Producción, Dante Sica, quien el viernes estuvo reunido con la gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, en la Casa de la Provincia de Buenos Aires. Además, Sica se encuentra elaborando un conjunto de medidas vinculadas a las economías regionales y a sectores industriales. Todo bajo el manto de tensión que se agravará en los próximos meses frente a la reapertura inexorable de paritarias que quedaron entre diez y quince puntos por debajo de la inflación. Y además queda pendiente para otro capítulo, la tirantez con los sindicatos más duros que prometen ganar la calle.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas

Continue Reading
Advertisement

Destacadas