Connect with us

Destacados

El Presidente en picada en medio de la tormenta y también arrastra a Vidal

*Por Jorge Joury

La inflación se ha convertido en la principal espina de la Argentina. No solo demuele los salarios, sino que deprime el consumo y aumenta la marginalidad. Algunos proyectan un 45% anual, la más alta en 15 años. Son todas malas noticias para la Casa Rosada, que observa con impotencia como ese efecto paralizante erosiona la imagen de la figura presidencial. Y también, por carácter transitivo alcanza a “la topadora” de Cambiemos, María Eugenia Vidal. La gobernadora es una de las más preocupadas, ya que el costo de vida mensual en GBA fue 4,1% y enciende una luz roja en el sensible conurbano profundo. Para graficar el momento, uno de sus asesores reveló que: “los precios desenfrenados están haciendo funcionar a pleno la fábrica de pobres. María Eugenia ya no sabe de dónde sacar más dinero para que no falte comida en los barrios humildes”.
El territorio se le hace cada vez más hostil a Macri, que hace unos días visitó Florencio Varela y recibió insultos: “acá estamos todos cagados de hambre”, le dijeron.
También el asesor presidencial José Torello la pasó mal en el timbreo que Cambiemos realizó el sábado pasado y fue increpado por vecinos de Tigre que lo trataron de “caradura”.
El episodio tuvo lugar en la calle es Marcos Sastre entre Santa Rosa y Ricchieri, en el centro comercial de Rojas. El funcionario estaba acompañado por el actor y concejal Segundo Cernadas, por el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.
“Me viene la luz, el gas”, le dijo una vecina y Torello respondió: “Sí, nosotros sabemos”. “Sí, sabemos pero no hacen nada”, le retrucó la señora. “Tienen que tener cara para venir acá”, agregó. “Por qué en vez de poner la cara no ponen una solución”, se sumó otra mujer.
El titular de la consultora Dicen, Hilario Moreno del Campo sumó otro dato aún más dramático: el macrismo perdió un tercio de votantes desde las elecciones legislativas del año anterior. “ Hay mucha gente desilusionada, que se aleja de Cambiemos para buscar un nuevo espacio, de centro, ni macrista ni kirchnerista”. El consultor aseguró que lo que más preocupa a la gente es el “bolsillo”. “Lo que más se observa con desazón es la inflación, el aumento de los servicios, de los alimentos. Las cosas que afectan el bolsillo. El gran problema que tiene el macrismo es ése”, describió.
Además, ironizó con un ejemplo: “Los temas económicos atraviesan la grieta, molestan a todos por igual. Los precios en el supermercado chino impactan más que una tapa de Clarín. Es la realidad”. Luego, se refirió a la última encuesta realizada por la consultora en Capital y Gran Buenos Aires: “Nos da que el 25% aprobaba la gestión y el 60% la desaprobaba.
LA IDEA DE ELIMINAR LAS PASO
No obstante, el Presidente sacó pecho con el triunfo de Cambiemos en la localidad cordobesa de Marcos Juárez y lo ubicó como una tendencia nacional. Hay que aclarar que el oficialismo retuvo esa comuna frente al peronismo en un territorio muy acotado, donde votaron poco más de 16 mil personas.
Otra versión que recorre el espinel informativo señala que el asesor presidencial Jaime Durán Barba, planea patear el tablero. El gurú ecuatoriano estudia la posibilidad de eliminar las PASO en 2019, una propuesta que desde hace tiempo levanta olas en las filas de Cambiemos y que en los últimos días tomó fuerza cuando Jorge Macri se la acercó a la mesa política, con el visto bueno de los escuderos de María Eugenia Vidal.
El argumento para poner el tema en discusión es que la elección intermedia cuesta -según los números que repiten en la Rosada- unos 6 mil millones de pesos. Un monto desmesurado para el discurso de austeridad que quiere instalar Mauricio Macri.
Pero detrás de esto se esconde la estrategia de mantener dividido al peronismo hasta la elección general y no permitirle resolver su interna en las primarias para llegar fortalecido a los comicios. La propuesta de Jorge Macri cayó especialmente bien en las filas de la gobernadora, que también planea impulsar la división de La Matanza, el bastión histórico del peronismo. “Estamos trabajando en esas iniciativas”, admitió una fuente confiable. No obstante, el sector del Gobierno que responde a Emilio Monzó salió a oponerse a la movida en las PASO, al creer que no tendrán consenso político para lograrlo. “No hay chances ni apoyo para derogarlas”, comentaron en el entorno del presidente de la Cámara baja.
LA ESTRELLA DE LAVAGNA EN EL FIRMAMENTO
Sin embargo, en la guerra de encuestas que florecieron durante la última semana, hay otras sorpresas. El personaje con mayor nivel de preferencia, es el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. Tiene una imagen positiva del 55%, cinco puntos por encima de Vidal. El exitoso ministro de Duhalde y Kirchner, le ha dicho a sus colaboradores que transmitan que no va a ser candidato. A pesar de sus deseos, es la foto con que sueña el sector dialoguista del peronismo para mandar una señal de esperanza de que se puede salir del agujero negro de la crisis. La estrategia sería motorizar luego una interna presidencial entre Massa y Urtubey. En ese contexto Lavagna acompañando al sector, se convertiría en el garante de un espacio que enarbolará la bandera de un futuro mejor.
Mientras tanto, según una reciente medición de la consultora Synopsis, Mauricio Macri se derrumba a pasos agigantados, a tal punto que pondría en duda su posible reelección. Solo podría vencer en un hipotético balotaje a su principal rival política: la senadora Cristina Fernández de Kirchner. Es por esa circunstancia que el Gobierno siempre apunta sus cañones a polarizar con ella. En cualquier otro escenario en el que el Presidente se midiera con otro candidato opositor de los que, por el momento, expresaron su intención de presentarse en 2019, saldría derrotado.
PERDERIA CON TODOS, MENOS CON CRISTINA
Según Sinopsis, Macri se impondría a la ex presidenta por una diferencia de cinco puntos en segunda vuelta, pero perdería ante varios dirigentes del peronismo como los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey; de San Luis, Alberto Rodríguez Saá o de San Juan, Sergio Uñac. Sería por una diferencia de entre tres y siete puntos.
Si se enfrentara al líder del Frente Renovador Sergio Massa, su derrota sería aún más abultada: por casi 10 puntos. Esta consultora ya había medido en junio y julio los posibles escenarios en segunda vuelta y es la primera vez que obtuvo resultados desfavorables para el actual mandatario.
Para la proyección de Synopsis, la desaprobación al jefe de Estado había llegado a su pico máximo en mayo de este año por los tarifazos y el dólar. Con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la fuerte crisis económica y la nueva corrida cambiara la imagen de Macri todavía se desgastó más. Hasta la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal se vio afectada por el mal rumbo de la economía y perdió varios puntos en las encuestas, cuando siempre fue la dirigente de Cambiemos más valorada.
Otro sondeo de la Universidad de San Andrés dio cuenta que el 64% de los argentinos desaprueban la gestión de Macri. Sin embargo, la consultora Analogías ubica esta cifra en el 59%. A su vez, la firma Circuitos hizo un sondeo en la provincia de Buenos Aires en el que el 64% de los consultados señalaron que las medidas del Gobierno los perjudican. La encuestadora Raúl Aragón y asociados, también sumó al cuadro de situación una medición que dio que el 66% de los argentinos no votarían por Macri en la próxima elección.
NO HAY LUGAR PARA PERONISMO EN EL GABINETE
La mayoría de los sondeos coinciden en que Mauricio Macri se desplomó en el conurbano y arrastró la imagen de María Eugenia Vidal, que por primera vez tiene a la mitad de los bonaerenses en contra de su gestión.
En la provincia de Buenos Aires la gobernadora cayó en paralelo a la del jefe de Estado: el 49.6% reprueba su gestión (33.2 la califica de muy mala y 16.4 mala). Así lo determinó la consultora Circuitos, que abarcó 920 casos entre 37 ciudades del Gran Buenos Aires y el interior de la provincia.
En ese estudio, el 33% de los encuestados considera muy mala la situación del país, el 29.8% mala y el 14 regular. Sólo el 6.1% la cree muy buena y el 14.5 buena.
El 64% de los bonaerenses consideran que las medidas de Macri lo perjudican y casi el 60% está preparado para que la situación del país empeore en los próximos meses.
Pese al viento en contra que brota de las mediciones, el Gobierno no considera un cambio de rumbo de cara al 2019. Comentan que en la última reunión de gabinete Macri habló desde la ortodoxia y dejó en claro que mantendrá inalterable la doctrina más pura del PRO. También dejó implícito un fuerte respaldo a Marcos Peña, que venía ametrallado desde el Circulo Rojo. Aclaró además que no habrá lugar para el peronismo. Finalmente, insistió en que su gestión encarna un cambio profundo y tomó distancia de incorporar un hombre del justicialismo dialoguista a su equipo. “Verdad y transparencia”, fueron las palabras que usó. Habrá que ver si la nafta le alcanza para llegar a la meta de la reelección. Algunos lo ven improbable, más aún frente a la llegada del gas paralizante de la estanflación. Otros piensan en Vidal como el muleto apropiado para el caso que la situación no mejore para Cambiemos. Pero es prematuro aún leer el futuro.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Continue Reading
Advertisement

Destacadas