Connect with us

Opinion

El Fondo ya tiene candidato 2019

*Por Jorge Joury

Eufórico como adolescente en primavera, Mauricio Macri ha recibido una bocanada de oxígeno enorme para llegar sin problemas de financiamiento hasta el final de su mandato. Lo suficiente como para declararle su amor al Fondo Monetario Internacional, el organismo que lo bendijo como su candidato favorito para las elecciones 2019. Entre lo que le adelantan para este año y lo que le darán para el que viene tendrá casi 19 mil millones que no contaba. Hubo festejos en la Casa Rosada y también en la siempre abultada billetera de los acreedores. El escritor y periodista Jorge Asis dio a entender que Macri es el elegido también de Donald Trump. Sería una jugada para evitar la vuelta del populismo de Cristina. Asis preguntó desafiante al conductor de Animales Sueltos Alejandro Fantino : ¿Vos tenés alguna duda de que esta generosidad del FMI, que dejó caer al abismo a De la Rúa por 1.750 millones de dólares, persigue que Macri sobreviva y llegue a la reelección?”. También advirtió que esa iniciativa del Fondo “y de Donald Trump es una intromisión electoral”.
Ante ese cuadro de situación, Asis vio la salida de Luis Caputo del Banco Central como ” un papelón extraordinario, y se debió a que el FMI le sacó bolilla negra. Dijeron que no le daban más guita a Caputo para que se la juegue en la timba financiera. Caputo se hartó y les hizo un corte de manga, por eso se va mientras Macri hacía el ridículo bailando en Nueva York…”.
Hasta aquí palabras y especulaciones. Pero en la práctica, nada de esto será gratis a futuro. Primero porque los fondos son deuda y así sea menos cara que la privada, habrá que pagarla. Y segundo, porque en el medio habrá un ajuste muy fuerte que también estará atado a la entrega del dinero.
COMO DECLARARLE EL AMOR AL PROPIO VERDUGO
Argentina se parece en materia económica al reino del revés. Mientras en el mundo en vías de desarrollo nadie quiere ni siquiera acercarse para una foto con los miembros del FMI, dado que se considera a este organismo un verdadero verdugo, los escuderos de Macri no sólo se muestran ansiosos por aparecer en fotografía y filmaciones con altos funcionarios, sino que además declaran, de una manera descarada, que el país debe “enamorarse” de Christine Lagarde.
No obstante, conviene reflexionar sobre la sangría que significará esta sociedad. Según el informe semanal del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, el Gobierno destinará más de un millón de pesos por minuto para pagar intereses de deuda. No son cifras antojadizas, sino lo detallado en el Presupuesto 2019.
En este sentido, la deuda pública anual ascenderá a $598 mil millones en 2019 y el Estado Nacional usará sus 4 veces más fondos para servicios de deuda que para Salud, 2,6 veces más que para Educación y casi 13 veces más recursos que para Ciencia y Técnica. Los números más agregados que se desprenden del Presupuesto proyectado, marcan una caída del PBI para los próximos dos años.
Queda claro que después del acuerdo con el FMI y el ajustazo que se viene, de aquí a por lo menos la segunda mitad del año próximo, la Argentina va a tener más pobres, más indigentes y menos consumo. Pero nada de crecimiento, ni mejoras para el bolsillo de la gente.Todo lo contrario, malaria será la palabra que nos acompañe en el doloroso camino para lograr el equilibrio fiscal.
ERAMOS, SOMOS Y SEREMOS TAN POBRES
Las malas noticias ya comenzaron. La carrera alcista del dólar no cede y según los datos del INDEC que se conocieron en las últimas horas, el 27,3% de los argentinos son pobres. Significa un aumento del 1,6% en los primeros seis meses del año, que marcaría una tendencia al alza también al cierre de este año, ya que el impacto más duro de la devaluación en la inflación recién repercutirá en los datos del segundo semestre. La indigencia siguió el mismo ritmo: pasó de 3,5% a fines de 2017 a 3,8%.
Traducidos los porcentajes a cifras, la última medición registra 2.573.834 de hogares pobres y 10.989.821 de personas por debajo de la línea de pobreza. El segundo semestre de 2018 mostraba 2.369.986 hogares y 10.353.803 personas pobres. Un total de 710.509 nuevos pobres, si se suman las mediciones de indigencia.
Lo cierto es que más allá de la preocupación que manifestó Macri y de los paliativos oficiales, el principal motor del crecimiento de la pobreza es el programa económico de Cambiemos y del FMI. En primer lugar, el reforzado ajuste fiscal se monta sobre la continuidad en la quita de subsidios a la electricidad, el gas, el agua y el transporte público, lo cual impacta en el bolsillo de los sectores de menores ingresos. Según el Indec, los gastos de servicios públicos vinculados al hogar subieron en el último año un 52,8 por ciento y el transporte, un 45 por ciento. Por otro lado, la brutal devaluación del peso impacta sobre los alimentos, que subieron 3,3 por ciento en mayo, 5,2 en junio, 4 en julio y otro 4 por ciento en agosto. En tercer lugar, el Gobierno expulsa trabajadores del Estado y reduce la obra pública, en el marco de un recorte general de gastos que, como el propio Presidente reconoce solo presagia peores índices que los actuales.
LA CELESTE Y BLANCA PARA LAGARDE
Hoy desde la oposición le achacan al Macri haberle entregado la soberanía económica al FMI. Una prueba de ello fue lo que se observó cuando el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne le cedió en la reunión de prensa a la directora gerente, Christine Lagarde, todo el protagonismo. También hizo lo propio con la potestad del manejo de lo que será el plan para fortalecer el Programa Stand By de 36 meses aprobado el 20 de junio pasado. Incluso, no pudo haber peor escenario que hasta la bandera argentina fuera colocada detrás de la funcionaria del FMI.
¿No hubiera sido más apropiado que la isignia patria la hubieran colocado detrás de Dujovne?. La jugada podría haber sido adrede, para dejar en claro de aquí en más, Lagarde después de echar a Luis Caputo del Banco Central, será quien conduzca el plan más duro que se recuerde para marcarle la cancha al Estado.
Es evidente que en su relación con los directivos del Fondo, Mauricio Macri ha elegido el camino de las “relaciones carnales”, como alguna vez lo hiciera Carlos Menem. Con una sonrisa, el Presidente explicó que “no sé cómo describirlo porque estamos hablando de enamoramiento, debo confesar que con Christine hemos iniciado una gran relación”. No conforme con hacer pública su opción personal, y a pesar de que todas las encuestas muestran un 75% de rechazo al acuerdo con el FMI, Macri se permitió convocar a los argentinos para que compartan sus sentimientos: “espero que todo el país termine enamorado de ella”, coronó.
EL SUEÑO Y LA PROMESA DE DUJOVNE
Hay quienes dicen que Nicolás Dujovne, como nuevo hombre fuerte de la economía, le hizo una promesa virtual a Macri. Le ratificó que para octubre del próximo año tendrá números fiscales, financieros y, quizá, hasta de cierto crecimiento del PBI, para el momento en que se presente a su reelección. El ministro, que ahora también tiene una pata en la coordinación supervisora con el Banco Central, está en estos días más confiado que nunca en que lo peor ya pasó y que, hacia delante, no se volverá a vivir la zozobra inaugurada a fines de abril. O, como aseguró un alto funcionario del remozado gabinete económico, “no volverá a pasar lo que se vivió en los últimos cuatro meses”.
La principal hipótesis de optimismo de Dujovne y su equipo es que la gran duda de los mercados locales e internacionales quedó despejada: Mauricio Macri no deberá enfrentar un escenario de default. Al menos en su primer mandato. Más allá del poder de Dujovne, otro de los que ha sacado chapa en la grilla de los preferidos, es Dante Sica, el encargado del área de Comercio quien ya está proyectando para el 11 de octubre una gran reunión con empresarios pymes para presentarles un plan para exportar e inyectarles una dósis de optimismo sobre el futuro. Y la tercera en la lista es la ministro de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Algunos la consideran el escudo de Macri por su buena relación con los movimientos sociales. También es mirada como futura acompañante en la fórmula presidencial de 2019, en lugar de Gabriela Michetti.
Mientras tanto, el apagado Marcos Peña trabaja en las sombras en la confección de un mensaje para reconquistar a la clase media.Mientras la inflación rompe la barrera del 40% y la moneda pierde la mitad de su valor, el jefe de gabinete, trabaja a destajo para recuperar la esperanza del electorado. El ecuatoriano Jaime Durán Barba, un artista inestimable de Mauricio Macri a la hora del marketing político, también se embarcó en esa empresa.
MEJOR QUE EL FUTURO NO VENGA
No se puede dejar de advertir que el programa económico que surge del nuevo acuerdo con el FMI, lisa y llanamente representa la renuncia del gobierno al “control de daños”. Macri asume todos los riesgos y sin red. Va hacia un recorte brutal en el gasto público en medio de un proceso altamente recesivo. También se zambulle en una laguna inflacionaria, provocada principalmente por la megadevaluación de los últimos cinco meses, soltando las amarras con las que pretendía controlar el dólar.
El oficialismo ahora cambió el paso y apuesta todas sus fichas a la sequía monetaria, es decir congelar la emisión de dinero para que no haya efectivo en la plaza para convalidar nuevos aumentos de precios. Pero el propio Sandleris reconoció que hay un rezago de la devaluación previa que impactará en el nivel de inflación de septiembre, octubre y, “en parte”, en noviembre.
El final del camino es previsible: aumentarán los precios, seguirá subiendo el dólar, se atrasarán los salarios, se profundizará la caída de la actividad y se expandirá la recesión con mayores suspensiones y despidos. Recién ahí, con miles de nuevos desocupados y de la pérdida de capacidad de consumo, la escasez del dinero circulante podrá traducirse en atenuación de la inflación. Por estas horas nadie se anima a proyectar el costo social de la travesía con el FMI. Sin embargo, algunos acuñan una frase demoledora : si ves al futuro en el espejo, mejor dile que no venga…

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Continue Reading
Advertisement

Destacadas