Connect with us

Conurbano

En ciudad de Buenos Aires hay 41 mil indigentes más que el trimestre pasado

Los efectos de la recesión, la inflación que no cede y la constante devaluación del peso hacen crecer la indigencia de manera demoledora. En esa dirección, la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, que comanda el jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta, difundió un informe alarmante sobre el creciente aumento de personas en la indigencia: Hay 41.000 indigentes más que el trimestre anterior y 59.000 más que un año atrás.


Además, se profundizó la distribución más desigual de los ingresos por una menor participación de sectores medios y medio-bajos en el reparto “de la torta”.
Según el informe que reveló el portal Nueva Ciudad, para el segundo trimestre de este año, se informó que había 565.000 pobres, equivalente al 18,4% de los 3.064.000 habitantes porteños. De ese total 173.000 eran indigentes.
Con relación al trimestre anterior hay 74.000 pobres más, de los cuales 41.000 son indigentes. Y respecto de un atrás hay también más pobres (+ 69.000), de los cuales 59.000 viven en la indigencia. En el curso de un año, la indigencia subió de 114.000 a 173.000 personas y de 132.000 a 173.000 entre trimestres.
El Informe oficial porteño marca que, además, en el segundo trimestre, hay otras 288.000 personas (9,4% del total) que pertenecían a los sectores “no pobres vulnerables” y 259.000 (8,5%) a la “clase media frágil”, así definidos porque “ante una eventual disminución del poder adquisitivo de los ingresos familiares, por ejemplo, por la suba de precios por encima de sus ingresos, o ante la pérdida del empleo o de ingreso de alguno de sus miembros, tienen una probabilidad alta de caer en los estratos más bajos”.
Así, entre indigentes, pobres, en situación vulnerable y clase media frágil, hay 1.112.000 personas, el 36,3%, que atraviesan por una situación de fragilidad social porque cuentan con recursos que bordean o están por debajo de la línea de pobreza. La medición corresponde a la pobreza por ingresos, es decir, las personas, familias y hogares que tienen ingresos por debajo de la línea de pobreza o de indigencia.
El resto se compone de 1.566.000 sectores medios (51,1%) y 386.000 del “sector acomodado” (12,6%), según la definición oficial. De estos números se puede ver una mayor desigualdad: un fuerte aumento de los indigentes y un incremento del sector acomodado. Más una suba de la participación en los ingresos del 10% más rico (del 29,8 al 30,6%) y una caída del 1,6% al 1,3% del 10% más pobre.
Por el deterioro de la clase media y las franjas pobres en beneficio de la población con mayores ingresos, en el segundo trimestre de este año empeoró la distribución del ingreso porteña. Los datos oficiales indican que en 12 meses a junio pasado hubo un aumento de coeficiente de Gini del 0,409 al 0,426, lo que marca una mayor desigualdad en el reparto “de la torta”.

Continue Reading
Advertisement

Destacadas