Connect with us

Información General

Inesperado hallazgo bajo la Casa Rosada

Restos del Palacio de los Virreyes fueron encontrados mientras excavaban un pozo para instalar ascensores. En el sitio excavado también se encontraron fragmentos de tejas y objetos de cerámica, como platos y ollas, tanto indígenas como españoles.

El arquitecto Daniel Schávelzon, director del Centro de Arqueología Urbana de la UBA, aseguró que será altamente probable encontrar objetos de la vida cotidiana que permitan saber cómo estaba construido el edificio, qué comían y acceso a qué elementos tenían en la Buenos Aires d&i siglo XVIII.

Parte de los cimientos del edificio que ocuparon los virreyes españoles en el Río. de la Plata fue hallada a pocos metros de profundidad en el corazón de Casa Rosada, un descubrimiento que podría dar importantes pistas sobre la vida de la Buenos Aires del siglo XVIII.

Los restos, que datan de 1717, fueron encontrados en mayo pasado, cuando unos operarios, que excavaban un pozo para la futura instalación de ascensores en el Hall de los Patriotas, en el acceso principal a la Casa Rosada, se toparon, a tres metros de profundidad, con materiales que parecían ser antiguos. De inmediato, y sospechando estar ante algo de importancia arqueológica y patrimonial, las autoridades resolvieron convocar al arquitecto Daniel Schávelzon, director del Centro de Arqueología Urbana de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

En La 97 conversaron con Daniel Schávelzon:

“El material es de fragmentos de ladrillos mezclados con cal y arena, que es la manera en que se hacían los cimientos en esa época. Lo que se encontró de los cimientos tiene 1,60 metros de ancho por unos 7 metros de largo, que es solo un pedazo de lo que fue el edificio, que se construyó en 1717”, dijo.

 

“Era un edificio importante para el Buenos Aires de esa época. Junto con la Catedral y el Cabildo, eran los edificios más importantes. Pero no sabemos cómo lucía por dentro”, señaló Schávelzon.

El investigador explicó que, excavando en un lugar que no esté alterado, será altamente probable encontrar objetos de la vida cotidiana que permitan saber cómo estaba construido el edificio, qué comían en aquella época, acceso a qué elementos tenían y qué porcentaje de objetos importados había en un lugar de este tipo en relación a lo que se producía localmente.

Escucha la nota completa:

 

Continue Reading
Advertisement

Destacadas