Connect with us

Conurbano

Caen los sueldos y hablan los ciudadanos

Luego de conocer datos negativos en lo referente a la economía de bolsillo respecto de la caída de salarios, nuestro medio, recorrió las calles aledañas al centro de Florencio Varela para conocer la visión de los vecinos sobre el impacto de la crisis en sus sueldos e ingresos.

A raíz de los últimos datos relevados por el INDEC en un informe recientemente conocido y compartido por este medio, se supo que una familia de cuatro miembros del Gran Buenos Aires, necesitó en marzo de este año un ingreso de 22.558,17 pesos para no caer en la pobreza. En tanto, según el mismo dato, una familia de cinco integrantes debió contar con un piso de ingreso de 23.726 pesos para cubrir la Canasta Básica Total (CBT). En el caso de un hogar de tres integrantes, su ingreso mensual para no caer en la indigencia debió ser de $7.212, mientras que tuvo que percibir $17.959 para evitar ser pobre.

LEÉ MÁS:

http://agenhoy.com.ar/una-familia-necesita-un-ingreso-de-22-558-para-no-caer-en-la-pobreza/

 

 

Por su parte, el Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA Autónoma) tras analizar los acuerdos paritarios vigentes y aplicados entre enero y octubre de este año, informó según un estudio que los salarios en 2018 acumulan una baja de hasta 17% términos reales, la peor desde el año 2002 tras la salida de la convertibilidad.

 

Luis Campos, investigador del Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina, dialogó con La 97.7 y sobre la disparada del dólar y la consecuente devaluación del peso opinó:  “A los trabajadores lo que les importa no es cuántos pesos tenga en equivalentes a dólares, sino lo que se puede hacer con esos pesos, y en ese sentido la cuenta que uno tiene que hacer, no tanto comparar la evolución de su salario en función del valor del dólar, sino de la inflación”, sostuvo Campos.

TE PUEDE INTERESAR:

http://agenhoy.com.ar/el-salario-registra-una-baja-de-hasta-17-y-es-la-peor-caida-desde-la-crisis-del-2002/

 

Con estos datos y en medio de un tenso debate en el Congreso, donde finalmente se dio media sanción al proyecto de Ley de Presupuesto 2019, que busca reducir el déficit fiscal y que según sectores de la oposición, traerá aparejado un brusco recorte a las provincias y municipios que deberán hacer frente a sus gastos públicos, fuimos en busca de la palabra de vecinos de Florencio Varela para saber si los salarios llegan a cubrir sus necesidades básicas.

 

Gisel vive en el barrio Bosques, está casada y tiene hijos. Ante la pregunta de si sus ingresos mensuales alcanzan para cubrir las necesidades básicas, respondió: “Uno llega con lo justo, a veces no alcanza para el mes”, y agregó: “A veces tenemos los últimos 300 pesos para estirar durante todo el mes, y hay que ‘tirar’ con lo que hay en la casa. Mi esposo tiene un trabajo en blanco, pero igual, no llegamos a fin de mes”.

 

Ana vive en Zeballos, y ante la misma pregunta fue incluso más tajante: “No me alcanza, no llego ni a la mitad del mes”, sostuvo y manifestó: “Yo saco préstamos para pagar los servicios, es una vergüenza, no veo mi salario”.

“Yo viajo hasta Devoto para ir al trabajo. Tomo tres transportes y no en dos horas, sino en tres.”, -dice en alusión a la Red SUBE, cuyo descuento aplica para pasajeros que combinen dentro de las dos horas del trayecto-.

Y es que la caída del valor de los ingresos va aparejada del aumento en servicios y transporte, los cuales suben exorbitantemente mientras los salarios continúan horizontales en una coyuntura de inflación y devaluación de la moneda.

 

Respecto del cambio forzado de hábitos en el consumo que conllevan recortes a raíz de esta situación, un testimonio sostiene: “Mayormente ajustamos en lácteos y frutas. A mis hijos les doy menos frutas que antes”, sentencia una madre que lamenta achicar gastos en un alimento fundamental para el desarrollo de los niños.

 

Esto pareciera ser doblemente negativo para el común de los niños de entre 6 y 11 años, quienes en un 21% padecen de colesterol alto: Silvina Cuartas, Médica pediatra experta en lípidos, en diálogo con este medio, expresó que “la alimentación inadecuada desde la infancia, es uno de los factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. A partir de los 12 años, las concentraciones elevadas de colesterol o triglicéridos tienden a mantenerse, si no se modifcan los hábitos y la forma de alimentación”, sostuvo la profesional, al tiempo que remarcó que para salvaguardar la integridad en la salud de los niños se les debería proporcionar una dieta equiliobrada rica en frutas, verduras y legumbres.

 

Otra de las vecinas que aportó su testimonio expresó: “Recortamos en el cable e internet porque de forma contraria, no llegábamos a pagar la luz o el gas. En casa somos dos personas y no tenemos hijos; en invierno no usamos la estufa y pagué $2000 de gas.”

 

Asimismo, Ana, vecina de Zeballos, opinó sobre la situación: “es una locura, vamos mal, al laburante le va mal”, y añadió que “este gobierno es una desilusión”.

 

ESCUCHÁ LOS TESTIMONIOS COMPLETOS:

 

 

 

 

Destacadas