Connect with us

Opinion

El Rey ha muerto, viva el Rey…Lula ha muerto viva Bolsonaro. ¿Es un mismo lema?

Es la expresión  ritual de una sucesión para evitar la pelIgrosa situación política del ·interregno” o espacio en el tiempo sin ejercicio del poder.

Pero llueven las interpretaciones acerca del resultado de las elecciones, muchos se las atribuyen a la estrategia de Bolsonaro y muchos otros a la falta de autocrítica durante el gobierno y la campaña del PT de Lula.

Pero nuevamente , no hablemos de los interpretes, hablemos de los votantes, es más hablemos de la “masa” de las redes sociales.

La pregunta que surge es: ¿Cuál es la correlación, entre los discursos de los candidatos y la construcción que los votantes  constituidos  en masa, perciben?

Los comportamientos de las personas pertenecientes a una masa, desarrollan aspectos mágicos de sus deseos más increíbles, si a esto le sumamos la presencia de Dios, tal como Bolsonaro no descuidó,  es probable que asegure su triunfo.

Existe una delgada lamina entre la paranoia y la ambición de poder, pero ambos ejercen fascinación en las multitudes, la “incorreción” puede designar decisión y fortaleza, aunque sea para cualquier causa.

El mundo humano, como e del cualquier otra especieviva, tiende a expandirse y la constitución de productores y productos requiere de consumidores para  ese propósito.

Mas de la mitad de los brasileros creen haber entrado al paraíso, muchos aceptaran ser sacrificados como Jesucristo para los evangelicos o Husayn para los Chiíes de la legendaria nación Persa, todos tienen un lugar para cumplir con el deseo de ser invulnerable y cumplir también con el deseo de sobrevivir.

El respeto ante los “grandes” de éste mundo es muy difícil de anular, tanto como inconmesurable es la necesidad del ser humano de venerar.

Dios por encima de todas las cosas triunfó en Brasil.

Esteban Tancoff

Continue Reading
Advertisement

Destacadas