El presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, aseguró que la gestión macrista aumentó el déficit operativo de la compañía en un 60%, por lo que hoy el rojo alcanza los US$530 millones.

» Aerolíneas Argentinas está en una situación muy complicada. Nosotros habíamos dejado la empresa con un déficit operativo de US$330 millones y ahora el rojo es de US$530 millones», dijo el presidente de la firma.

No obstante, aclaró que el problema es más complejo porque el déficit que dejó el kirchnerismo se contrastaba con un tipo de cambio de $9,70 mientras que actualmente el valor del dólar se ubica en $63.

«El peso de ese déficit en las cuentas públicas es mucho mayor mientras que la posición del Estado nacional está muy comprometida por la deuda terrible y la situación social que hay que atender», dijo Ceriani.

En paralelo, sostuvo que la compañía quedó comprometida por su déficit operativo pero también por la falta de inversión en mantenimiento de los aviones, dado que la gestión anterior «tuvo un plan para ir achicando la compañía desinvirtiendo en flota».

En ese sentido, dijo que uno de sus primeros objetivos es reestablecer un plan de crecimiento para la empresa, porque en el mundo las compañías aerocomerciales se van haciendo más eficientes a medida que se expanden.

Contó que una de la primeras medidas que se tomaron fue revertir el proceso de achicamiento de la flota de fuselaje ancho, por lo que los dos aviones 340-300 (que vuelan Europa) que el macrismo no iba a reemplazar, ahora sí serán sustituidos para volver a una flota de doce aeronaves.

LF