En su nuevo rol como uno de los armadores de la unidad peronista, Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner, rechazó de plano cualquier tipo de versión respecto de un posible «default» en caso en caso de que la ex mandataria vuelva a la Casa Rosada y señaló que el punto de discusión es «cómo» saldar la elevada deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri.


«Absolutamente todos estamos de acuerdo en que se debe pagar la deuda. Es un fantasma que alientan y que no está bueno. Le hacen un gran daño al país», señaló el dirigente que en el último tiempo volvió a trabajar con la ex jefa de Estado como uno de los armadores de un renovado frente electoral.


Para no dejar dudas, Fernández recordó el desendeudamiento alcanzado en los 12 años de gestión del kirchnerismo y destacó: «Una característica que tuvimos nosotros fue pagar la deuda que ellos contrajeron». De esta manera aludió a la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos de crédito que el kirchnerismo heredó de los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa.


«Nadie quiere déficit fiscal ni dejar de pagar la deuda. El problema es cómo lo hacemos», indicó el dirigente en diálogo con FM Milenium y agregó: «El problema que tenemos es una formidable deuda externa, constituida casi íntegramente por Macri, que nos dejó en una situación de default de la que sólo podemos salir con el apoyo del Fondo».


De esta forma, Fernández salió a ahuyentar el fantasma de que la Argentina no cumpliría con las obligaciones firmadas por la administración de Cambiemos en caso de un cambio de Gobierno, atento a la reacción de Wall Street ante la pronunciada caída en la intención de voto de Macri (reflejada en distintos diarios financieros) y la violenta sacudida que sufrió el mercado financiero argentino en ese contexto.

AgenHoy Digital