Tras su visita al viejo continente para estudiar el vínculo entre el Mercosur y la Unión Europea, el candidato presidencial por el Frente de Todos analizó la situación socioeconómica argentina e insistió en “recomponer salarios, estimular la industria” más un “acuerdo con el sector agrario” como ejes trascendentales para contrarrestar la recesión.

“No existe una regla para resolver nuestros problemas financieros. Debemos pensarlos sin dogmas. La ortodoxia nos encierra en los peores caminos”, explicó quien encabeza la fórmula perteneciente al mencionado espacio político junto a Cristina Kirchner y remarcó que a pesar de “recibir una economía destruida” diagramaron un cúmulo de acciones para “no ir en contra de la gente”.

“Debemos pensar en el nivel de concentración económica existente en Argentina. Tal vez ahí estaba el origen de la inflación y lo que debemos hacer es fomentar la competencia en el mercado”, reflexionó Fernández durante una entrevista televisiva.

Posteriormente, rechazó una eventual reforma de la Constitución Nacional. “No hay que cambiarla, pero necesitamos otro contrato social porque es inadmisible que haya hambre. Debemos dejar de enorgullecernos por producir alimentos para 400 millones de personas si no podemos satisfacer las necesidades básicas de 15 millones de argentinos”, subrayó.

Finalmente, confirmó su participación en los debates junto al resto de los postulantes previstos para los domingos 13 y 20 de octubre: el primero en Santa fe, el restante en la Ciudad de Buenos Aires.     

AgenHoy Digital