Compartir

En la Provincia de Buenos Aires, el Colegio de Veterinarios, informó que hasta el momento tiene confirmados 16 casos positivos de rabia en murciélagos. En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, ya se registraron 6 casos positivos, informó el Instituto Pasteur.

El último caso apareció en la ciudad de Bahía Blanca. El titular de la división de Zoonosis de ese municipio, Pablo Vidal, confirmó la aparición de un murciélago con rabia en el barrio Sesquicentenario, por lo que se comenzará a vacunar en forma gratuita a perros y gatos de la zona.
Ante esta situación es importante el conocimiento de la enfermedad:
La Rabia es una enfermedad viral que afecta el tejido nervioso de los mamíferos, inclusive el hombre.
La transmiten los perros, los gatos y también animales salvajes como el murciélago y el zorro.
Las vacas y los caballos, como todo animal de sangre caliente, pueden contraer rabia, pero por lo general, no son agresivos.
SÍNTOMAS
Fiebre, inquietud, dificultad para tragar y beber, dolor de cabeza y sensación de hormigueo en el sitio de la mordedura o lamedura, diez días después de la agresión.
Cuando comienzan los síntomas la enfermedad no tiene cura y lleva a la muerte.
Los perros y gatos cambian su comportamiento, se tornan agresivos, tienen excesiva saliva, dificultad para beber, las pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis y muerte.
Los murciélagos también cambian su comportamiento, a menudo se hallan caídos o deambulando durante el día.

PREVENCIÓN

Vacunar a perros y gatos desde los tres meses y luego cada año, durante su existencia, con la vacuna antirrábica
Si se halla un murciélago no hay que tocarlo, avisar al Centro Antirrábico, para que lo retiren y lo lleven a analizar.
Cuando una persona es mordida, se debe lavar la herida con agua y jabón y dirigirse al Centro Antirrábico más cercano para que lo revise un facultativo.
Si es necesario, debe colocarse la vacuna antirrábica lo antes posible.
Cuanto más cercana de la cabeza esta la lesión, más rápido llegará el virus al cerebro, avanzando por el tejido nervioso.
Las personas que habitan en zonas arboladas deben tener la precaución de colocar mosquiteros que les permitan, si lo desean, dormir con las ventanas abiertas. Sin el peligro que entren murciélagos a la pieza.
Hay que hablar con los niños y advertirles que deben tener cuidado con las mascotas que no conocen. El virus de la rabia se transmite por la saliva y pueden contagiarse sin ser mordidos.

Compartir

Comentarios