El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, reflexionó  sobre la Encuesta Nacional sobre Creencias y Actitudes Religiosas  de los argentinos, y reconoció que lo que más le inquieta es “el creciente número de personas que se declara sin religión, porque es la tendencia más fuerte”.

“No parece significar una caída en la religiosidad, sino una desconfianza de todo contexto comunitario para vivir la fe, lo que fácilmente puede traducirse en una fe individualista y cómoda”, evaluó Fernández.

El prelado reconoció que lo que más le inquieta es “el creciente número de personas que se declara sin religión, porque es la tendencia más fuerte”.

Es una tendencia que se advierte fuerte al menos desde hace 20 años. En todo caso, esto indica lo acertado del papa Francisco cuando nos invita a volver a lo esencial y a proponer la experiencia del amor de Dios, pero al mismo tiempo nos convoca a vivir el amor fraterno y la justicia”, subrayó el el padre.

LF