Un informe revela el crecimiento sostenido de la demanda de alimentos y una dificultad por parte de las organizaciones sociales para dar respuesta a este flagelo.

El Consejo Social de la Universidad Nacional de La Plata, de manera conjunta con organizaciones sociales, diversas instituciones y equipos de extensión e investigación de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, presentó el segundo informe sobre la Situación Alimentaria en el Gran La Plata.

El relevamiento “busca darles voz a las demandas de la gente y generar políticas públicas por parte del Estado para dar respuestas a las distintas necesidades”, enfatizó Inés Iglesias, directora del Consejo. Y en ese sentido remarcó: “venimos observando un crecimiento sostenido de la demanda de alimentos y una dificultad por parte de las organizaciones sociales de dar respuesta a estas dificultades”. 

 “El 90% de los sitios relevados manifiestan un incremento en la demanda de asistencia alimentaria respecto de 2018”, expresó la funcionaria de la UNLP. Los datos –dijo- muestran una clara y notaria insuficiencia en cantidad y diversidad de los alimentos recibidos en los SDA, sumado a la falta de respuestas gubernamentales en todos los niveles del Estado”.

El informe, además de aportar al diagnóstico de la situación alimentaria, describe las posibles estrategias y acciones que, a partir de políticas públicas, podrían abordar las complejas circunstancias descriptas. Entre otras, se destaca la efectiva vigencia de la Emergencia Alimentaria, así como la necesidad de políticas productivas diferenciando las diferentes regiones, y la creación de mercados de abastecimiento popular. También se plantea la necesidad del fortalecimiento de los SDA en equipamiento, insumos y alimentos, mejoras edilicias y remuneración al trabajo voluntario, para abordar la crisis actual y garantizar efectivamente el derecho a la alimentación.

LF