A pesar de haber aceptado formalmente la prórroga en los Precios Máximos, el sector de las empresas alimenticias y de artículos de limpieza vuelven a la carga con subas del 15%, pero esta vez los autoservicios mayoristas se resisten a aplicarlas y denunciaron la maniobra ante las autoridades.

El primero en visibilizar el intento, fue el presidente de la cámara de autoservicios mayoristas CADAM, Alberto Guida. «Estamos recibiendo aumentos del 10 al 20% en arroz; harina, 10%; fideos, del 8 al 15%; aceite 10%; yerba, del 8 al 12%; levaduras, 10%; y gaseosas hasta el 15%», reveló el empresario.

En todos los casos, las empresas denunciaron la situación ante la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Paula Español, y, según indicó Guida, «no se están convalidando las subas para no quedar arriba de Precios Máximos«. El directivo cree que «esta será la constante hasta el 30 de junio cuando venza el programa y haya que prorrogarlo».

Además planteó que existe «cuotificación» en la entrega de ciertos productos como la harina, hecho que consideró que «va a generar faltantes».

La misma posición de resistencia está siendo protagonizada por la Federación Argentina de Supermercados (FASA) y la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), ya que el pedido oficial es que no compren productos con aumentos de precios y denuncien a las empresas que remarcan o entregan menos mercadería.

“El pedido de la secretaria Paula Español es que no se compre a las empresas que vienen con aumentos y que las denunciemos ante el Gobierno para que queden bien identificadas”, recordó Guida.

La Copal intentó sin éxito lograr un aumento de los Precios Máximos, basado en un presunto incremento de los costos, pero los mismos seguirán iguales hasta el 30 de junio.

En tanto, Guida puntualizó que los proveedores industriales “deberán retrotraer los aumentos que aplicaron y volver a otorgar los descuentos y bonificaciones sacados”. Sin embargo, desde los supermercados provinciales plantearon dudas en cuanto al acatamiento de los industriales: “Nos dicen que aumentaron los precios de las commoditties y que no van a vender por debajo del costo”.

En CAS y FASA describieron recientemente que los proveedores no entregaban los productos en las cantidades requeridas si no se les aceptan las subas. “Se enfrentan muchos casos donde el proveedor si no se le aceptan los aumentos, dice que entregará la mitad de la mercadería o nada», indicaron.

El titular de la cámara que agrupa a los supermercados de Rosario, Sergio López, también se expresó en el mismo sentido. “Estamos informando al Gobierno sobre todos los que quieren abusarse en esta situación de extrema delicadeza, donde el consumo está mal”, señaló.

Las cadenas provinciales, en una posición poco usual, tomaron la determinación de no convalidar subas de precios y denunciar a las empresas industriales que se abusen de los consumidores.

LF