Antes de fin de año, Vidal hará rodar cabezas en su gabinete

Compartir

*Por Jorge Joury| Soplan vientos de cambio en el gabinete bonaerense. A tal punto, que uno de los ministros clave, considerado pieza fundamental en el armado polìtico, “tiene las  valijas echas”, según reconoció un vocero confiable. El funcionario en cuestión, de muy buen desempeño, ocupa uno de los casilleros más codiciados. Significará para María Eugenia Vidal una baja sensible en su equipo. Pero ya le comunicó que lo suyo es cosa juzgada: emigra por razones familiares. Puntualmente, es por una cuestión geográfica. Al hombre le molesta viajar a diario a La Plata. Aunque su nombre se mantiene bajo siete llaves, algunos arriesgan pistas y se animan a decir que “se trata de una figura de enorme muñeca, que además en su momento recibió un fuerte apriete de la maldita policía”.

En los pasillos de la gobernación se comenta que Vidal aprovechará esta circunstancia, para oxigenar su gabinete con miras a las elecciones legislativas del 2017. Otro de los hombres que está con la soga al cuello, es el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, el más expuesto mediáticamente. A pesar de su comprometida labor y su permanente lucha contra la corrupción policial, Ritondo no ha podido bajar los niveles delictivos. La última encuesta que se conoció, que da cuenta de que dos de cada tres bonaerenses reconocieron vivir con miedo, disparó todas las alarmas y obligó a la mandataria a poner los ojos sobre el ministro e ir en busca de una solución, mirando a las elecciones del 2017.

UNA GESTION TURBULENTA

La gestión de Ritondo arrancó de manera turbulenta. Le tocó comandar los coletazos de la triple fuga de los condenados por el crimen de General Rodríguez, protagonizada por los hermanos Lanatta y Víctor Schilacci, en la madrugada del 27 de diciembre. Fue a tan solo dos semanas y media de haber asumido Vidal. El hecho mantuvo en vilo al país durante días y puso en tela de juicio  el accionar de las fuerzas policiales que no podían dar con tres hombres que se movían por la Provincia como peces en el agua.

Algunos de los asesores de Vidal cuestionan la falta de respuestas del funcionario frente al marco que presenta hoy la situación de inseguridad en el conurbano que se va agravando día a día y despierta la crítica permanente de los vecinos y los propios intendentes, que son el receptáculo de las quejas. El reciente informe del programa PPT que conduce el periodista Jorge Lanata, habría sido la gota que desbordó el vaso.

Allí se pusieron al descubierto  zonas liberadas para el narcotráfico, como en Villa La Rana en San Martín, donde jefes policiales cobran peaje de hasta 100 mil pesos por semana. También aparecieron uniformados que reconocieron en cámaras con rostros y voces desfiguradas cobrar coimas de hasta 50 mil pesos mensuales, porque con sueldos de 15 mil pesos no pueden vivir. Y delincuentes que confesaron pagar gruesas sumas para no ir a la cárcel, además de una postal patética de vecinos enrejados y comerciantes armados hasta con hierros porque se sienten desprotegidos. Semejante artilleríapesada, despertó la preocupación de Vidal.

EL AUXILIO DE FUERZAS FEDERALES

“Ritondo tiene sus acciones en baja”, comentan en el gabinete, haciendo referencia a cómo el funcionario  ha perdido esa característica impetuosa que lo destacó por sobre el resto antes de ser ministro. Tiene que ver con el trato cotidiano con la prensa, y fundamentalmente, con el pulso para comandar y resolver situaciones complicadas en el día a día. El peronista del gabinete, el hombre que estaba llamado a ser la rueda de auxilio de la gobernadora, hoy se encuentra virtualmente desbordado por la situación y agobiado por el exceso de trabajo. Al ministro de Seguridad también se la adjudica haber aceptado los concejos de Alejandro Granados, su antecesor quien le digitó y recomendó a parte de la actual cúpula policial. “Nos dejaron las manzanas podridas y ahora hay que sacarlas de la canasta”, reveló un informante.

Frente a este panorama, para resguardar el territorio, el gobierno nacional ya alistó 7.500 hombres de las fuerzas federales que irán desembarcando progresivamente en el Gran Buenos Aires antes de fin de año. Serán ubicados en zonas calientes, que no serán revelados para no alertar a las organizaciones delictivas. Además, la gobernadora quiere que todo este operativo esté debidamente aceitado antes de las fiestas, frente a la posibilidad de que algunos grupos violentos intenten fogonear el caos.

En lo que tiene que ver con mejorar el ánimo de los bonaerenses, hay quienes aseguran que el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari podría ser el reemplazante de Ritondo .Ya estaría calentando motores con un proyecto de volver a fusionar las carteras de Justicia y Seguridad, para uniformar toda la acción y las futuras reformas desde un solo ministerio.

EL SERVICIO PENITENCIARIO QUEMA

De contar con la unificación de las dos carteras, Ferrari podría meter bisturí a fondo para resolver otra de las preocupaciones de Vidal, como lo es el Servicio Penitenciario. En las próximas horas Vidal tendrá en sus manos un estremecedor informe con los resultados de la gestión de los últimos años en el área, elaborado por la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires. Mientras el SPB dejaba escapar presos muy peligrosos y algunos eran obligados a salir a robar para los jefes, en las cárceles murieron por razones evitables, en 8 años, 1054 personas cuya salud debía custodiar el mismo Gobierno.

Vidal no tolera el autogobierno de la mafia. Su bajada de línea es combatirla, aunque lluevan represalias de todo tipo: desde violentas amenazas de tipo personal hasta el agravamiento del delito a niveles insoportables.

OTRO QUE ESTA EN LA GANCHERA

Otro de los que está en la lista de los cuestionados, es el secretario general, Fabián  Perechodnik, cuya gestión viene siendo observada por la sucesión de desaciertos en los manejos administrativos. De la misma forma que sucede con el titular de Seguridad, el secretario general no le estaría resolviendo los problemas cotidianos a la gobernadora. Hay hechos que le han generado a Vidal dolores de cabeza y que podrían haber sido fácilmente filtrados. Un ejemplo de ello fue el caso de la modista de la mandataria, que no cobró sus haberes, hecho que derivó en un escándalo interno en la Dirección General de Administración provocando renuncias en cadena.

Pero allí no se agotarían los cambios. También se prevé la salida del secretario de Legal y Técnica,Julio Conte Grand, para reemplazar a la procuradora general de la Corte, la doctora María del Carmen Falbo, quien se jubilará en el corto plazo frente al marco de presiones que viene sufriendo. Vidal tiene los ojos puestos en ese cargo, ya que se trata de un sector clave para controlar el entramado del poder provincial.

Con el año electoral a la vuelta de la esquina y favorecida por las encuestas que la ponen en casi 15 puntos por encima de la imagen presidencial, María Eugenia Vidal prepara por estas horas el menú de temas que expondrá durante un retiro espiritual de todo su gabinete en la residencia de Chapadmalal. Será en las próximas horas. Allí habrá una autocrítica de lo realizado en la gestión hasta el momento. Pero no es todo. “También habrá lavado de cabeza para algunos funcionarios”, adelantó un vocero.

 

Compartir

Comentarios