La referente provincial rechaza que el actual gobernador Weretilneck pueda ser una sombra para su gestión. Y acusa a la oposicion de querer nacionalizar la campaña.

-Le tocó ser candidata a gobernadora luego de que la Corte impidiera la reelección del actual gobernador.

-Yo era su compañera en la fórmula, iba de vice, así que estaba preparada para la función de reemplazo del gobernador, estaba preparada para el cargo. He sido ministra, legisladora, estuve en el ejecutivo municipal, tengo 15 años de trayectoria.

-Desde la oposición peronista los acusan de aliados de la Casa Rosada.

-Nosotros planteamos diálogo frente a los diferentes gobiernos nacionales y seriedad en la defensa de nuestros intereses . Las simpatías tienen que ver con los resultados de lo que conseguimos para nuestras provincia.

-Son pragmáticos.

-Puede denominarse así, pero tiene que ver con una cosa muy concreta, con la defensa de nuestros intereses. No es desideologizado. No hay una identificación lineal con ninguna línea política (a nivel nacional).

Arabela Carreras, candidata a gobernadora de Río Negro, en el Invap, esta semana.
Arabela Carreras, candidata a gobernadora de Río Negro, en el Invap, esta semana.

-¿Y como fuerza como se definen?

– Es una fuerza progresista con mucha moderación porque planteamos el diálogo, la sana convivencia, la no confrontación Somos desarrollistas, creemos que nuestra provincia puede desarrollarse más. Estamos trabajando en la la diversificación productiva.  Defendemos los intereses de la provincia, tenemos recursos ganaderos, pesqueros, gasíferos, turísticos, defendemos los intereses de nuestro suelo para los rionegrinos. La población confía en nosotros porque saben que no le rendimos pleitesía a fuerzas nacionales.

-¿Eventualmente será la gobernadora pero tendrá a Weretilneck como una sombra?

-No, hace muchos años que trabajamos juntos, es una figura muy querida, soy parte de este equipo que gobierna hace 7 años y medio. Seguiremos en caso de ganar con el mismo equipo, aunque podrá haber cambios de roles. .

-¿Pero quién va a tener el poder real?

-Como gobernadora yo voy a tener poder real. He construido una trayectoria aunque nunca había tenido una nota con Clarín (ríe). 

-Si gana usted volverá a ser un triunfo de un oficialismo, como en Neuquén.

-Ser gobierno es un gran desafío a la hora de ir al escrutinio electoral. Si hiciste las cosas bien, la gente te puede acompañar, si no están conformes con la gestión es una carga. Si Juntos puede seguir en el gobierno es porque pudimos dar respuesta a las cosas de la población

-¿Les da lo mismo que el próximo presidente sea Cristina, Macri, Lavagna o quién sea?

-Más que da lo mismo, nosotros tendremos la misma posiciones. Defender lo que tenemos que defender. Siempre vamos a estar dispuestos al diálogo, a miradas federales sobre las políticas públicas nacionales.

Arabela Carreras, candidata a gobernadora de Juntos Somos Río Negro.
Arabela Carreras, candidata a gobernadora de Juntos Somos Río Negro.

-Para la Casa Rosada sería un alivio que volvieran a ganar ustedes.

-Puede ser una interpretación que harán referentes nacionales en virtud de intereses nacionales ajenos a Río Negro. Pero acá hay candidatos que quieren nacionalizar una elección que nosotros no nacionalizamos, ni tampoco lo hace el electorado. Quieren evitar la confrontación con nosotros. Tienen una fuerte impotencia electoral en la provincia sino no hubieran judicializado la campaña.

-¿Cuál es su posición sobre el aborto?

-Sobre la despenalización del aborto hay dos posiciones que exacerban la confrontación y volvemos a la lógica de grieta que no da respuesta a las necesidades de la población. Yo soy cuidadosa entonces a la hora de definir porque tengo intención de gobernar para todas las partes. Tenemos hoy una cuestión de convicciones personales de cada una y cada uno y, por otro lado una cuestión de salud pública. Hoy las mujeres mueren por abortos poco higiénicos y en su mayoría son pobres porque no acceden a las condiciones que a lo mejor acceden otros sectores sociales. Esto sumado a que de ninguna manera se puede penalizar a una mujer que llegó a un escenario tan crítico, tan terrible y tan vulnerable de tener que hacerse un aborto. Es un tema complejo más alla de los posicionamientos de cada uno o una, en mi caso no me haría nunca un aborto por una razón personal o de convicción.

Nando Rodriguez