Compartir

A partir de junio, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) dejará de imprimir y distribuir por correo postal las liquidaciones impositivas de los contribuyentes que se relacionan con el organismo de forma digital, medida que alcanzará a propietarios de 3 millones de inmuebles, vehículos y embarcaciones, se informó hoy.


Al dejar de enviar las boletas en papel de impuestos patrimoniales correspondientes a 3 millones de bienes, la Provincia logrará un ahorro de 60 millones de pesos, según cálculos oficiales.
El servicio de boleta por mail permite acceder a las liquidaciones tributarias a través del correo electrónico y, en la actualidad, ya reciben sus comprobantes impositivos por ese medio “la mayor parte de los empleados públicos bonaerenses y los contribuyentes que se suscribieron voluntariamente al servicio”, puntualizó el ente recaudador bonaerense.
Además, indicó que a ese universo, se le sumarán ahora quienes tributan Ingresos Brutos, las empresas que actúan como agentes de recaudación, los multipropietarios que pagan el Impuesto Complementario y aquellas personas físicas o jurídicas que tengan a su nombre más de 10 objetos (autos, inmuebles o embarcaciones).
“Estos contribuyentes que migran al formato digital usan habitualmente la tecnología para comunicarse con la Agencia de Recaudación, ya que intercambian información mediante el domicilio fiscal electrónico, presentan declaraciones juradas vía web, utilizan el servicio de chat o realizan consultas y trámites a través de la aplicación ARBA Móvil para celulares u otras alternativas por internet”, explicó el organismo.
El director ejecutivo de ARBA, Gastón Fossati, destacó que “estamos avanzando en un proceso gradual para dejar de imprimir la boleta de Inmobiliario, Automotores y Embarcaciones”, y subrayó que “buscamos reemplazarla por un servicio digital mucho más eficiente, que aproveche al máximo las posibilidades que nos brinda la tecnología y evite los inconvenientes de la distribución postal”.
El funcionario resaltó, en un comunicado, que “la boleta de papel surgió en la Provincia hace 126 años. Creemos que es momento de jubilarla y sustituirla por un servicio acorde a la realidad que vivimos”.
“En esta primera etapa dejaremos de imprimir y distribuir por correo el 30% de las liquidaciones impositivas y, progresivamente, seguiremos incorporando vecinos al servicio por mail y las distintas opciones que ofrecemos por internet, de manera de acelerar el proceso de modernización. Nuestra aspiración es ampliar el universo de contribuyentes digitales para que ya no sea necesaria la impresión de ninguna boleta”, detalló Fossati.

Compartir

Comentarios