Compartir

Con este sistema el organismo controla, en la actualidad, a alrededor de 50 mil contribuyentes que exhiben algún grado de incumplimiento.

A través de un sistema completamente digitalizado, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires podrá enviar a juicio a los contribuyentes de Ingresos Brutos que se encuentran bajo la modalidad de fiscalización electrónica y poseen deudas de ese tributo derivadas de inconsistencias, desvíos u otras irregularidades.

“Todo el procedimiento de fiscalización, determinación de deuda, notificación e intercambio de información que realizamos con estos contribuyentes de Ingresos Brutos es íntegramente digital, sin necesidad de controles presenciales”, explicó el director de ARBA, Gastón Fossati, en un comunicado.
Sostuvo que “el sistema de fiscalización electrónica es eficiente, preciso y transparente, ya que en todo momento el contribuyente conoce cuáles son los elementos que nos llevan a plantear el reclamo y, a la vez, tiene la posibilidad de exponer su descargo, garantizando así su derecho de defensa”.
Con la fiscalización electrónica ARBA controla, en la actualidad, a alrededor de 50 mil contribuyentes directos y agentes de recaudación que exhiben algún grado de incumplimiento en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos. Un tercio de ellos enfrenta ahora la posibilidad de ir a juicio, porque desatendió las diversas notificaciones por irregularidades que efectuó el organismo.
El sistema se nutre de los cruces de información entre lo declarado en concepto de IVA ante la AFIP, los ingresos brutos comunicados a la Agencia de Recaudación, las transacciones electrónicas realizadas por ventas con tarjeta, así como el análisis de la alícuota aplicada por cada contribuyente.
De esa manera, mediante el procesamiento automático pueden detectarse errores, subdeclaraciones u otras inconsistencias fiscales.
Fossati destacó que “el mecanismo funciona dentro de un entorno web que permite hacer un seguimiento detallado de cada caso y, sobre la misma plataforma, mantener un diálogo permanente con los contribuyentes”.
“Nuestro objetivo es combatir la evasión -agregó-, lograr que haya una corrección espontánea de las irregularidades y evitar que se reincida en comportamientos que son perjudiciales para todos. Las acciones judiciales sólo se instrumentan en última instancia, cuando no existe voluntad de cumplir”
La fiscalización electrónica posibilitó que ARBA recuperase en lo que va de este año más de $733 millones adeudados por contribuyentes de Ingresos Brutos que registraban diversas inconsistencias, y la cifra representa un 180% de aumento en relación con el mismo período de 2016, y muestra el avance de estas herramientas tecnológicas de control tributario que automatizan los procesos de fiscalización, determinación y cobranza de deudas.

Compartir

Comentarios