Por Alejandro Delgado Morales.

La emergencia laboral está tan clara en Argentina, como ignorada por el gobierno. La emergencia en distintos espacios sociales es tan visible, como soslayada por quienes tienen responsabilidades ejecutivas y encima habían prometido abordarlas e incluso resolverlas. El país está en una emergencia que no es inédita, pero que en este caso no resiste que quieran dibujarla en potentes medios periodísticos o soslayarla desde sectores recalcitrantes.

Los 2 dígitos que reflejan el nivel formal de desocupación actual no alcanzan a exponer en toda su dimensión el impacto real, mucho menos para quienes se miran sólo a sí mismos. Mucho menos significan algo las expresiones vacías de funcionarios, que además mienten sin que les tiemble un músculo.

Un párrafo publicado en el diario La Nación:En mayo último se registró un superávit primario de $25.974 y el “verde” acumula un saldo positivo en los primeros cinco meses del año, algo que no sucedía desde 2012. Así lo informó el Ministerio de Hacienda esta mañana. ¿Y…?

El siguiente corresponde al diario Clarín:

“Cómo andan, soy Mauricio Macri. Quiero decirles que Martín Migoya me ha contado que este nuevo grupo ha tomado como tarea batallar, defender los valores, esa Argentina que todos queremos, este cambio que hemos emprendido, un cambio cultural profundo para nuestro país que apunta a que todos los argentinos tengamos mejores oportunidades de progreso, que realmente tengamos un país federal, con trabajo para todos. Así que un abrazo grande y muchas gracias por lo que están haciendo”, dice el audio que envió el Presidente al grupo de whatsapp de 256 empresarios que nació de la iniciativa de Migoya. Se trata del fundador y CEO de Globant, la firma tecnológica que cotiza en Wall Street y es considerada un “unicornio” por valer más de US$ 1.000 millones.

La carrera electoral tiene al gobierno desarrollando una acción tendiente a querer enmascarar la realidad por derecha y por izquierda en las redes sociales, medios periodísticos afines y periodistas colaboracionistas. Una pregunta recurrente 

¿Alcanzan estas herramientas para explicarle a la catarata de desocupados, pobres, desengañados y demás que lo mejor está por venir?

Paradoja de estos tiempos de economía salvaje, maquillaje y valores bajo fuego. Argentina ha dado pruebas de ser un país difícil de domar, en el que el cortoplacismo no se aplica para resolver problemas urgentes, las planificaciones terminan siendo maquetas y que tiene a recurrentes gobernantes empecinados en detonar derechos humanos y derechos adquiridos beneficiosos para mayorías.

Melisa Delgado Niglia