Por Mara Laudonia

La Argentina presentó finalmente formalmente su propuesta a los holdouts que tienen sentencia firme del juez Thomas Griesa a través del denominado fallo «pari passu», ofreciendo una quita de 25% sobre el monto total de la sentencia, lo que sumado a lo acordado con los italianos, implicará abonar una cuenta de cerca de 8000 millones de dólares.

Esta cuenta, que el gobierno anticipó que se pagará en efectivo, podría ser mayor, debido que el monto de las sentencias aún no es definitivo.

Para poder pagar en efectivo, el Gobierno anunció hoy que emitirá una deuda en bonos por ese monto, que si bien no trascendieron detalles, se especula en el mercado que los títulos podrían ser a 20 años y pagarían una tas de interés de 7% a 8%.

Aún falta que la propuesta sera aprobada por el Congreso de la Nación, y que los fondos buitre la acepten.
Según reveló la cartera económica que conduce Alfonso Prat Gay, el magnate Kenneth Dart, el primer fondo buitre que ganó una sentencia contra el país en el 2003, aceptó ingresar a la oferta.

Economía difundió el viernes un comunicado donde explica el alcance de las negociaciones efectuada en la semana por la delegación argentina en Nueva York, donde la Argentina presentó en total dos ofertas. Las delegaciones estuvieron encabezadas por el secretario de Finanzas Luis Caputo, acompañado de su colaborador Mario Quintana, y equipo.

Por un lado, la «oferta base», que fue presentada a los italianos a los acreedores que tengan sentencias por fuera del fallo del pari passu, que recibirán un 150% del capital adeudado, y que totalizan unos 1350 millones de dólares.
La oferta base para los holdouts que no tienen sentencia pari passu de Griesa, «bajo la cual se propone la reestructuración de dichos títulos públicos mediante un pago equivalente al monto de capital original adeudado más un 50% de dicho monto de capital original».
Por otro lado, se realizará la «oferta Pari Passu», a quienes hayan ganado la sentencia ante el juez Griesa, que podrán optar indistintamente también por la oferta base, que tiene una quita de descuento de alrededor de 25% del monto de U$S 9.000 millones de dólares que totalizan todas las sentencias con “pari passu” que perdió la Argentina en Nueva York.

La oferta base presentada a los italianos representa un pago en efectivo de 1350 millones de dólares, mientras que la oferta presentado a lso fondos buitre implica un reconocimiento de un pago de 6750 millones de dólares. La cuenta total hasta el momento alcanza los 8.100 millones de dólares.

«La oferta se presenta públicamente, tal y como se había comprometido el gobierno, en la primera semana del mes de febrero y tras varios días de intensas conversaciones entre los negociadores del gobierno argentino, el Secretario de Finanzas, Luis Caputo y el Secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, con los tenedores de bonos y con el mediador Pollack», destacó Hacienda en el comunicado.
En Economía expresaron que «esta es la primera vez que Argentina hace una oferta formal a los holdouts. Agregaron que «este acuerdo de reestructuración preliminar ya ha sido aceptado por algunos fondos principales, como Montreux Partners o Dart Management, y esta aceptación se suma al acuerdo alcanzado previamente con los 50.000 bonistas italianos de TFA».

La oferta del ex ministro de Economía, Axel Kicillof, de la gestión anterior era pagar los mismo que se les había pagado a quienes ingresaron a los canjes 2005 y 2010, luego de que en junio de 2014 quedara firme la sentencia que libró Griesa.

Kicillof continuó con la postura oficial de mantener esta propuesta en el 2015, aun luego de que venció la cláusula Rufo, que impedía al Gobierno ofrecer algo más a algún acreedor por sobre quienes ingresaron a los canjes 2005 y 2010.

Esta propuesta era rotundamente rechazada por los fondos buitre, y no asomó en el año de campaña ningún principio de acuerdo entre las partes.

El nuevo Gobierno de Mauricio Macri prometió solucionar el conflicto lo antes que se pueda, con el costo que ello implica de tener que pagarles a los fondos buitre con una ganancia de entre 800% y 100%, según cálculos rápidos de analistas de la propeusta conocida el viernes, una cifra menor a lo 1600% de ganancia que implicaban acatar el fallo de Griesa, y mayor al 300% de ganancia que ofrecía Kicillof.

Asimismo, se expresó el mediador Daniel Pollack sobre la oferta, quien reveló que habló telefónicamente con el presidente Mauricio Macri y con el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay.

Pollack señaló que la oferta está sujeta dos cuestiones: a que el Congreso la apruebe en sesiones, y a que el juez Griesa, levante la medida cautelar que impide pagar a los bonistas reestructurados
Pollack señaló además que de los seis acreedores “principales” involucrados en el caso, dos se sumaron a la propuesta mientras que cuatro “tienen aún que alcanzar un acuerdo” y se mostró “esperanzado” de que con la continuación de negociaciones esos grupos también acompañen la oferta.

Entre los díscolos, se encuentra Paul Singer, quien en vano buscó embargar la Fragata Libertad en el 2012. Paul Singer podría rechazar la oferta y pedir una propuesta mejor, debido que no hay impedimento legal. Pero el fondo ultraesleculativo aún no mostró sus cartas.
Por último, el mediador detalló que “las negociaciones fueron intensas pero civilizadas” y dijo estar “complacido de anunciar que se ha realizado un enorme progreso”.

Ezequiel Bértola