Aseguran que el sector autopartista metalúrgico se encuentra en una situación extremadamente compleja

Compartir

El auge de venta automotriz no impacta en la producción local de autopartes. Este sector representa hoy el 92% del déficit comercial total de la Argentina.

Un informe realizado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), refleja que a la presión de costos, la dependencia del mercado externo y el peso de las importaciones en la demanda local tanto en equipo original como reposición, se suma que aún no se están verificando los efectos esperados de la Ley de desarrollo de autopartes apalancando nuevas inversiones en el sector y logrando el efectivo aumento del contenido local.

No existen estadísticas oficiales de producción de autopartes, pero la encuesta que realiza ADIMRA con las autopartistas metalúrgicas refleja que las empresas de la muestra tuvieron un incremento de la producción durante 2017 de 5%, este desempeño puede explicarse porque las empresas de la muestra están orientadas a la producción de remolques y semirremolques y de utilitarios livianos. Estas empresas en 2017 recuperaron aproximadamente los niveles de producción de 2015.

Desde el punto de vista del autopartismo metalúrgico, las exportaciones se incrementaron un 8% (alcanzando USD 796 millones) en tanto que las importaciones lo hicieron un 13.4% alcanzado a USD 4.446 millones (+13,4%) con un saldo comercial negativo de USD 3.650 miles de millones. Lo anterior implica un déficit cercano a los ocho mil millones de dólares lo que representó aproximadamente el 92% del déficit comercial total de Argentina.

Los dos sectores –motores y sus partes y trasmisiones y sus partes– que representan aproximadamente el 68% de las exportaciones están concentradas en pocas empresas, de origen internacional y corresponden a mayoritariamente a operaciones intrafirma, en tanto que las importaciones se distribuyen en todos los segmentos integrantes del sector donde se registran significativos déficits.

Si bien existe la perspectiva de un aumento de la producción, esto estaría alcanzando a un sector relativamente restringido de los autopartistas: aquellos que se encuentran avocados a los nuevos proyectos y a las camionetas. Los restantes, perdieron negocios con los cambios de modelos, y los dedicados al mercado de reposición se ven seriamente amenazados por el bajo volumen y las importaciones de Brasil y China.

Compartir

Comentarios