El secretario general, Oscar de Isasi, cuestionó con dureza a UPCN, Soeme, AERI y el Sindicato de Salud Pública, a los que acusó de firmar durante el Gobierno anterior siempre “salarios a la baja”.

Luego de que el gobernador Axel Kicillof confirmara que pagará un aumento a cuenta de $ 4 mil a los empleados estatales y la mayoría de los gremios del sector pidieran que sea parte de una recuperación de la pérdida del poder adquisitivo de 2019, desde Asociación Trabajadores del Estado (ATE) salieron al cruce al calificarlos de «alcahuetes» de la gestión de María Eugenia Vidal.

El secretario general de ATE provincia, Oscar de Isasi, cuestionó con dureza a UPCN, Soeme, AERI y el Sindicato de Salud Pública, a los que acusó de firmar durante el Gobierno anterior siempre “salarios a la baja”.

«La preocupación de esos gremios es tardía, porque durante los cuatro años de la gestión de Vidal le hicieron de alcahuetes, porque firmaron todos las paritarias de la ex gobernadora a la baja», dijo en diálogo con DIB De Isasi. En ese sentido, aseguró que la pérdida del poder de compra de los trabajadores en la provincia superó el 30%.

De esta manera, desde ATE se metieron en la polémica con el resto de los gremios luego que Kicillof confirmara que la Provincia pagará el «bono» de 4 mil pesos a los empleados estatales, quienes no tuvieron cláusula de actualización salarial automática por inflación el año pasado. Es por eso que muchos de ellos reclaman que ese plus previsto en principio como una suma a cuenta de la negociación de este año, se transforme en un reconocimiento por el deterioro salarial de 2019.

«Ellos llegan tarde, nosotros siempre dijimos lo mismo. Debe instrumentarse en bono y planteamos la necesidad que se habrá la paritaria lo más rápido posible porque lo primero es frenar la pérdida de poder adquisitivo», agregó De Isasi.

Asimismo, el también secretario General de la CTA Autónoma bonaerense criticó el presentismo que firmó Vidal «con sus gremios amigos», y pidió que se incorpore a los mecanismos formales.

«Es importante poner en debate una nueva carrera administrativa que jerarquice las tareas del trabajador del Estado. Y poner fin a la precarización pasando el personal a planta», concluyó. 

LF