En el oficialismo se niegan a lanzar definiciones hasta tanto no avance la ley impositiva.

Los representantes de los estatales enrolados en ATE provincia de Buenos Aires salieron a reclamar a Axel Kicillof el aumento salarial de $4000 que Alberto Fernández dispuso vía decreto para el sector privado.

El secretario general de ATE provincia, Oscar de Isasi, pidió que «dada la angustiosa situación que atraviesan», el aumento salarial también debe ser otorgado a los trabajadores del Estado bonaerense.

El viernes, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, explicó los alcances de un decreto firmado el Presidente en el que fija un aumento para los trabajadores privados de $4000 que se integra en dos tramos.

La primera se abonará con el salario de enero, por $3000, y la segunda, en febrero, suma $1000 a esa cifra y fija un «piso» para las futuras negociaciones paritarias.

Ese aumento también incluye a los trabajadores estatales del orden nacional.

La ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, puso paños fríos al reclamo. «Estamos en diálogo permanente.

Los gremios, sin claudicar en su reclamo, entendieron que necesitamos un piso de partida. No podemos inventar dinero que no tenemos», aseguró  en declaraciones radiales.

Además, agregó que esperan novedades respecto de la ley impositiva y un escenario más claro respecto de la deuda de la provincia, un tema que se viene conversando con la Casa Rosada.

En tanto, una fuente del gobierno de Kicillof dijo que la Provincia «no está hoy en condiciones de comprometerse a pagar» a sus trabajadores ese plus salarial.

Agenhoy