Como consecuencia del impacto económico por la cuarentena, el consumo de medicamentos de venta libre cayó 10% en mayo respecto de abril y 20% interanual, al tiempo que los precios aumentaron 2,5% en lo que va de junio.

Según el Centro de Profesionales Farmacéuticos (Ceprofar), esa fue la caída en el quinto mes del año como derivación de una recesión profundizada por el parate de la actividad económica. Rubén Sajem, director del Ceprofar, indicó que «cayó 10% en mayo contra abril, y 20% contra mayo del año pasado, la venta de todo lo que lo que no requiere receta: algunos analgésicos, digestivos, dermatología, cosmetología, antiácidos, antiespasmódicos, antimicóticos, vitaminas, suplementos dietarios».

Mientras se observó una disminución en todos esos productos, se mantiene igual la compra de medicamentos para tratamientos crónicos como antihipertensión, diabetes, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

«Se compra menos y todo lo estrictamente necesario, por eso la caída en medicamentos de venta libre. Cuando aparece la obligación de un tratamiento, se están cumpliendo», amplió. En otro orden, el directivo advirtió que «se han acortado los plazos de pago a las farmacias y esto es responsabilidad de los distribuidores que bajaron plazos de 30, 45, 60 días, a una semana o 15 días».

Asimismo, los medicamentos subieron 2,5% en la primera semana de junio y hay faltantes en góndola que promedian el 27%, según un estudio del CERX.

LF