Diputados del oficialismo y la oposición acordaron un dictamen en comisión sobre el proyecto de la ley de Alquileres, que contempla la extensión del contrato a 3 años, una actualización anual de ese acuerdo basado en un promedio del aumento de salarios e inflación, y un nuevo sistema de garantías.

La Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados consensuó un dictamen único para que el proyecto de ley de alquileres pueda ser votado por el Congreso antes de fin de año, luego de tres años de idas y vueltas.

Había 3 proyectos en danza que la oposición y el oficialismo lograron unificar en uno. Entre los puntos en los que hubo acuerdo se destaca la extensión del plazo del contrato de dos a tres años y la creación de una fórmula que se actualizará en base a un índice conformado en partes iguales por las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que deberá ser elaborado y publicado mensualmente por el Banco Central.

El objetivo es que el texto pueda tratarse en el recinto el 20 o 27 de noviembre, junto con la ley de Góndolas, para luego pasar al Senado.

La comisión de Legislación General se reunió a primera hora de esta tarde en la sala 1 del anexo, convocada por el legislador de Cambiemos Daniel Lipovetsky.

El primer paso fue conseguir quórum para comenzar a sesionar. A diferencia de lo ocurrido el 15 de octubre, cuando la sesión de la comisión se cayó por falta de quórum, en esta ocasión contó con legisladores de todos los bloques, que trabajaron sobre un texto único, aunque algunos diputados de Cambiemos firmaron en disidencia.

Melisa Delgado Niglia