Compartir

El gobierno bonaerense avanza en la Legislatura sobre un proyecto para imponer severas penas, de hasta 9 mil pesos, frente a actitudes de acoso callejero. La norma fue votada el jueves pasado en el Senado con el acompañamiento del oficialismo y la oposición, junto con otro proyecto que establece el 2 de octubre como “Día contra el acoso sexual callejero”.


“No es un piropo, no es tradición, folclore o galantería, el mal llamado piropo callejero es violencia que tienen que soportar miles de mujeres en la provincia”, dijo Walter Lanaro (Cambiemos) uno de los autores de los proyectos junto a Federico Susbielles (Unidad Ciudadana)
Básicamente, la norma incorpora un artículo al Código de Faltas bonaerenses para contemplar las situaciones de acoso callejero, a las que define como “conductas físicas o verbales de naturaleza o connotación sexual, basadas en el género, identidad y/u orientación sexual, realizadas por una o más personas en contra de otra u otras, quienes no desean o rechazan estas conductas en tanto afectan su dignidad”.
En ese marco, establece el cobro de una multa para quienes incurran en acoso que el proyecto estipula en el equivalente a entre el 15 y el 40 por ciento de los haberes de un oficial de la Policía Bonaerense. Según los valores salariales actuales, sería de entre 3.300 y 9.000 pesos.
Además, se precisa que se entenderá por acoso a “la utilización del género, identidad y/u orientación sexual como elemento para hostigar, el contacto físico indebido no consentido, la exhibición de genitales, la filmación o fotografía no consentida, y la manifestación física o verbal de expresiones racistas, xenófobas, sexuales”.
“No es un piropo, no es tradición, folclore o galantería, el mal llamado piropo callejero es violencia que tienen que soportar miles de mujeres en la provincia. Establecer un día contra el acoso es dar un paso más para tener una sociedad más justa”, afirmó Lanaro autor de la iniciativa que propone establecer el 2 octubre como día provincial contra el acoso sexual callejero para concientizar, prevenir y sancionar este accionar que habla de un abuso de poder desigual en el espacio público.
La iniciativa suma la perspectiva de género a la formación policial con contenido obligatorio para la prevención, tratamiento y actuación en casos de acoso callejero por razones de género, identidad y/u orientación sexual.

Compartir

Comentarios