Compartir

El Taller de Señalética, de la Herrería Municipal, se ocupa de la producción y renovación de carteles de señalización de la Ciudad. El Municipio cuenta con dos espacios donde se realizan los trabajos, ubicados en los barrios Pueblo Nuevo y Bustillo.

Hace 10 años, el Municipio, a través de la Secretaría de Organizaciones No Gubernamentales, impulsó la creación de la Herrería Municipal, lugar donde se produciría lo necesario para los espacios municipales y públicos. Incorporando a los cooperativistas del programa “Argentina Trabaja”, se llevó adelante este proyecto: hoy funcionan dos herrerías, una de ellas en el barrio Pueblo Nuevo y otra en Bustillo, donde cada una emplea entre 15 y 20 personas.

Ambas cuentan con talleres de señalética, que producen aproximadamente 24 unidades diarias en total. En los últimos dos meses, 900 carteles fueron enviados directamente a los barrios de Berazategui para su colocación y señalización.

Daniel Di Meglio, subsecretario de ONG, indicó: “Nuestro objetivo es señalizar todo el distrito y renovar los carteles robados y rotos que hay en algunos sectores”.

Los trabajadores se dividen en dos grupos: un equipo se encarga de la producción de los carteles, y una vez realizados, otra cuadrilla se ocupa de recorrer los barrios para su colocación directa.

Además, Di Meglio resaltó: “El Intendente confió en las cooperativas. Gracias a eso, hoy esto es una realidad”.

Las herrerías berazateguenses producen también todo lo necesario para las sociedades de fomento, centros de jubilados, polideportivos y viviendas de bajos recursos del distrito. Se realizan desde canastos, carteles, portones, puertas, ventanas y garitas, hasta techos.

Esteban Díaz, uno de los cooperativistas de la Herrería del barrio Bustillo, indicó: “Día a día trabajamos para que Berazategui crezca más, le ponemos mucha garra para que esto siga adelante”.

Compartir

Comentarios