A partir de esto, se entregará una bicicleta eléctrica en comodato para que puedan cumplir con sus tareas, a cambio de que no utilicen más su carro con tracción a sangre. La normativa, de la ciudad mascotera, será puesta en marcha en el corto plazo.

Esta idea impulsada por el Jefe comunal intenta resolver el maltrato animal provocado por el uso de caballos para llevar carros. Con el fin de no quitarles su herramienta de trabajo a los recolectores informales, se entregarán en comodato las bicicletas eléctricas.

Además, la nueva prohibición de la tracción a sangre en todo el distrito (actualizando la ordenanza de 2004, que sólo lo prohibía dentro del casco céntrico de la ciudad) evitará accidentes y problemas de tránsito.

Las bicicletas serán entregadas a las personas que se encuentren empadronadas en el Registro Único Obligatorio de Recolectores Informales, para que puedan continuar con sus trabajos y no utilicen más su carro con tracción a sangre.

Melisa Delgado Niglia