Compartir

Tratando de poner paños fríos al malestar de los intendentes, el bloque de diputados de Cambiemos tiene decidido impulsar en los primeros días de junio, el debate en el recinto de la Cámara de Diputados del proyecto de ley que elimina de las boletas de gas y luz las contribuciones municipales que engrosan las facturas y deben afrontar los usuarios.


La iniciativa, como viene informando este diario, es resistida por los intendentes peronistas porque esos impuestos van a parar a las arcas municipales. Tomando la totalidad de los distritos, la eliminación de esa imposición representa unos 1.300 millones de pesos. Y los jefes comunales no quieren saber nada con privarse de esa recaudación.
Sin número para sancionar el proyecto que viene del Senado, los diputados de Cambiemos iniciaron una negociación con legisladores del peronismo que no forman parte del kirchnerismo ni de la bancada que responde a los intendentes. Son cuatro diputados que dejarían al oficialismo con mayoría para sancionar el proyecto que impulsa María Eugenia Vidal.
Mientras ese diálogo avanza, en forma paralela se cocina otro intento oficial para aprobar el proyecto. Según trascendió en fuentes legislativas, se empezó a hablar de una suerte de compensación para convencer a los intendentes peronistas que resisten la baja tarifaria.
El gobierno de Vidal se mantiene firme en que no pondrá un peso para contentar a los municipios. En el Ejecutivo dicen que los distritos reciben fondos suficientes y que la Provincia hizo un ajuste de 3 mil millones de pesos en obras para poder compensar la baja impositiva en las tarifas que Vidal dispuso por decreto. “Ahora el esfuerzo lo tienen que hacer los municipios”, dicen cerca de la mandataria.
Lo concreto es que, en busca de destrabar la ley, apareció un nuevo canal de negociación con el PJ y los intendentes. Cuentan que la propuesta habría surgido del propio peronismo, que de esta forma buscaría no quedar prisionero de la embestida oficial que se redobló en las últimas horas con declaraciones subidas de tono. “Se vienen quejando del aumento de las tarifas y cuando queremos quitarle impuestos para aliviar a la gente, se oponen”, chicanean desde Cambiemos.
Por estas horas se habla de crear una tasa que cobrarían los municipios para poder compensar la rebaja impositiva. En fuentes legislativas se dice que la idea sería que esa nueva contribución sea pagada por las empresas de luz y gas.
No se trata de una discusión sencilla. El primer inconveniente es, se admite, evitar que las empresas trasladen esa nueva imposición a los usuarios.
Pero más allá de la cuestión técnica, está la discusión política. Cambiemos estaría dispuesto a explorar esa posibilidad, pero reclama que el peronismo se avenga, en primera instancia, a aprobar el proyecto de ley que pide Vidal y que está trabado en la Cámara de Diputados.
El otro plan para satisfacer los deseos de Vidal, es convencer a dos ex camporistas y a otras dos legisladores peronistas escindidas de los K y de los intendentes. Esto le permitiría a Cambiemos revertir el escenario que, hoy por hoy, lo tiene cuatro votos abajo en el recuento final de Diputados.

Compartir

Comentarios