Compartir

Los datos de la realidad educativa bonaerense son realmente preocupantes.Casi el 60 por ciento de los jóvenes no estudia y el 70 por ciento vive con sus padres. Los datos fueron suministrados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, que presentó los resultados de la encuesta que se realizó en agosto de 2016, y su informe que data de octubre de 2017. En la Encuesta de Juventud, en pos de conocer las necesidades de jóvenes de entre 15 y 29 años, se relevaron 2766 casos en los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires.


El documento está dividido en varios capítulos, donde se analiza la información acerca de la educación, el acceso a la salud, el empleo, los lugares de residencia, la utilización del tiempo libre, la discriminación, el acceso a las nuevas tecnologías y el consumo de sustancias psicoactivas.
Uno de los datos que arroja el informe tiene que ver con la demografía. Los jóvenes representan más del 23% de la población en territorio bonaerense, llegando a 3.850.000 jóvenes de 15 a 29 años, de los cuales un 66% de estos reside en el conurbano. El 50,3% son varones y 49,7%, mujeres. El 33% tiene entre 15 y 19; el 33,4%, entre 20 y 24, y el 33,6%, entre 24 y 29 años.
Pero además revela información un tanto alarmante: para 2016 casi el 70% de los jóvenes vivía con su familia. La publicación detalla que el 61,8% de los jóvenes vivía con las personas que lo criaron; 30,7% dejó su hogar de origen; y 7,5% convive actualmente con las personas que lo criaron aunque alguna vez vivió fuera del hogar de crianza.
Entre los que regresaron a su casa de su familia, el 42,8% lo hizo luego de separarse de su pareja; la segunda causa de regreso es la insuficiencia de dinero para sustentarse, cerca del 30%.
Otro dato inquietante tiene que ver con la educación. Según el estudio de 2016 un 41,6% de los jóvenes asiste actualmente a algún establecimiento educativo formal, 58,3% no asiste pero asistió y solo un 0,1% nunca asistió.
Preocupan tales números con el agravante que la encuesta fue realizada hace dos años, donde la devaluación no era tal, consecuentemente la escalada en los precios y los recortes salariales, tampoco. Y tampoco existía un acuerdo descomunal con el FMI.
La Encuesta se realizó en agosto del 2016 en conjunto entre el Ministerio de Desarrollo Social desde la Dirección de Juventud y el Ministerio de Economía, con la Dirección de Estadísticas, contó con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Compartir

Comentarios