El último estudio realizado por el Centro de Estudiantes Metropolitanos arrojó preocupantes cifras sobre la inseguridad social de los argentinos en cuanto a situación económica, alimenticia y laboral. Según los resultados, el 48% de los entrevistados cree probable perder su trabajo en el corto plazo, mientras que en el segundo cordón del Conurbano alcanza al 66%.

Además, hubo considerables modificaciones porcentuales en cuanto al consumo de alimentos y el ingreso de sueldos personal y en los hogares.

Según las entrevistadas telefónicas que se le realizaron a 1523 mayores de 16 años residentes en el área metropolitana, la mitad de los entrevistados está peor laboralmente: dos de cada tres entrevistados sostiene que no le alcanza su salario arrojando los peores números desde octubre de 2017, cuando el indicador era del 48%, hoy llega al 65%.

En cuanto a la situación alimentaria, la crisis afectó ampliamente en el consumo y siete de cada diez entrevistados limitó la cantidad de productos que compra. El cambio de marcas fue una de las opciones más viables (78%) arrojando el peor resultado de la serie, superando la corrida de mediados de 2018.

Un 63% de los entrevistados en el Conurbano tuvo que reducir las porciones de comida, mientras que tres de cada diez afirma haber tenido hambre por problemas de ingresos. En el 2° cordón sur alcanza el 46%.

Melisa Delgado Niglia