Con menos del 5% de lo presupuestado en intereses de la deuda, se erradicaría el hambre de la Argentina, según un informe elaborado por economistas vinculados a diputados kirchneristas. Según las estadísticas del Indec, el 2018 terminó con un índice de pobreza del 32%, con un alza de 6,3% contra igual período de 2017, mientras que la indigencia se ubicó en el 6,7%, con un incremento de 1,9% en la misma medición.


El presupuesto del Gobierno para este año destina unos 596.000 millones de pesos para el pago de intereses de la deuda, de los que con sólo el 4,85% se podría eliminar el índice de indigencia en el país, proyecta el estudio.
De acuerdo con las cifras oficiales, casi 3 millones de argentinos fueron empujados debajo de la línea de la pobreza en el último año.


La pobreza y la indigencia inciden con mayor profundidad en el grupo etario más joven (niños de entre 0 y 14 años) y entre ellos, la indigencia llegó al 10,9% en el segundo semestre de 2018 por lo que 1.736.264 chicos pasan hambre en la Argentina.


«El flagelo del hambre en Argentina resulta inaceptable toda vez que con el 4,85% de lo presupuestado para el pago de intereses de la deuda se eliminaría la indigencia», estima un relevamiento realizado por especialistas de Proyecto Económico, un grupo que dirige la diputada Fernanda Vallejos. 


El estudio advierte que «es imperioso modificar radicalmente la orientación de la política económica, colocando a la producción, el empleo y la reactivación del mercado interno, a partir de la recomposición real de los ingresos y la capacidad de consumo, como objetivos prioritarios».


«En el mismo sentido, es urgente implementar una política específica destinada a los hogares en situación de indigencia con el propósito de erradicar el hambre de la Argentina», considera.


Para los especialistas, la medición semestral de la pobreza realizada por el INDEC es superior al 32% informado ya que el cuarto trimestre del año pasado hubo un agravamiento de las condiciones económicas. 

NG