En medio de la campaña electoral,  donde el Gobierno pretende instalar la doctrina del «Si Se Puede», la realidad económica avanza con sus efectos devastadores. 

En las últimas horas se confirmó el cierre de la fábrica de cortinas “Esteban”, ubicada en la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires. El cierre dejó a cien empleados en la calle. Es otra pyme más que debe cerrar sus puestas por la grave situación económica.

Es que, cuando este lunes, los operativos llegaron a su lugar de trabajo en Sófocles y Ricardo Palma, del barrio Cortejarena, La Reja, se encontraron con las puertas cerradas y con la noticia de que ya eran desempleados. Tal situación no sólo generó el enojo y la angustia de los ahora despedidos, sino de la comunidad que conoce la trayectoria de la empresa de casi sesenta años.

AgenHoy Digital