Lo aseguró el ex presidente Eduardo Duhalde desde Turquía, donde  se encuentra  participando del congreso internacional “Crisis de Globalización: Riesgos y Oportunidades”, representando a Latinoamérica.

El  ex mandatario,  habló en “ Primera Mañana” y  aseguró que  «el mundo no está para nada mejor»   y que “las nuevas generaciones están enojadas y tenemos que hacer un esfuerzo por entenderlas”.

En alusión a la importancia de la redes sociales como herramienta de transformación, Duhalde indicó: “Cuando hablamos de redes no nos estamos refiriendo solo a los jóvenes y  mayores, sino a los más pequeños que son los que están “gritando” queremos  quedarnos   a vivir en este planeta”.

En ese sentido, el político argentino, contó que desde los años 80  se especializa en el estudio del futuro: “El mundo cambia a una velocidad que como nunca antes había ocurrido, requiere que sepamos que son los nuevos, nos vienen a reemplazar”.

El ex gobernador bonaerense, se refirió al contexto  de crisis social que se vive en   América Latina,  y a qué deberían hacer los  referentes políticos  para empatizar con la nuevas generaciones.

“Hay que escucharlos, pero para aprender de ellos, somos los últimos sapiens , pero tan soberbios que creemos que ellos van a  ser menos inteligentes que nosotros  y los van manejar las maquinas”.

En ese contexto,  aseveró que lo que se  viene es positivo: “Se terminan las guerras, los que no quieren matar hormigas, van a ser que no haya más guerras, sumado a la revolución femenina, juntos van a hacer que el mundo sea mejor”.

Duhalde  brindó  un mensaje a  la juventud y citó al Sumo Pontífice:  “Como dijo el Papa, hagan lío,  tienen que hacerse escuchar”.

De ese modo,  manifestó que el error  de los adultos es “no darnos cuenta, que este final de poca los tiene a los chicos muy enojados con nosotros”. Y agregó: “Lo único que puede hacernos entender con las nuevas generaciones es el abrazo, el amor”.

Finalmente,  el   referente justicialista dijo que los jóvenes están “solitos”.

“Le estamos dejando un mundo muy difícil,  ya sea porque no nos interesa, por las adicciones  o por la corrupción, yo siempre le insisto a la dirigencia: no hablen más del pasado”,   concluyó.

Escucha la nota completa:

NG