Con el peronismo en la nebulosa, Tinelli se puso el traje de candidato para 2019

Compartir

*Por Jorge Joury

Bastó un reportaje con el periodista Luis Novaresio, para que se disparan todas las alarmas. Marcelo Tinelli desató una verdadera tormenta política. Sobre todo ante la carencia de candidatos opositores contundentes para el 2019. Mientras el peronismo deshoja la margarita y aún no tiene un referente potable, el creador de ShowMatch irrumpió en el escenario con ganas de pelear por el sillón de Rivadavia. Por estas horas, el Gobierno está preocupado por el efecto que logró Tinelli, que mostró uñas para competir en el 2019. El animador, que se mueve en los medios como pez en el agua, ahora se presenta como una alternativa diferente contra la polarización entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner.
Esa posibilidad había sido adelantada desde esta columna, en un artículo publicado el 27 de marzo, donde brindé pormenores de una reunión secreta entre Tinelli y Eduardo Duhalde. En esa oportunidad, el ex presidente tentó al hombre de Bolívar a subirse al ring. Pero prometió pensarlo. De allí hasta hoy, han pasado torrentes de agua debajo del puente, lo suficiente, para que el conductor televisivo haya masticado que en Argentina hay un importante espacio, para la irrupción de un candidato ajeno a los partidos dominantes.
Comentan que algunas mediciones que encargó, le dan un 45% de intención de voto, algo que hoy no tiene ningún otro candidato. Pero más allá de este dato, la decisión tiene que ver con que Tinelli además olfateó el desencanto de un sector de los votantes de Macri y el rechazo paralelo ante el fantasma de un eventual regreso de Cristina.
Al igual que Macri cuando se metió en la política después de haber manejado Boca, Tinelli muestra un perfil parecido. Le sobran puntos en niveles de conocimiento y puede además poner en vidriera su gestión en San Lorenzo.
Hay que reconocer, que su posible candidatura despierta interesados en varios sectores de la política y del círculo rojo.

LO LLAMO HASTA EL COLORADO DE NARVAEZ

Después de aquella reunión con Duhalde, hoy lo llaman de todas partes. Una prueba de que todas las miradas están puestas en él, es que Francisco de Narváez le comunicó que está dispuesto a bancar con su voluminosa billetera su candidatura, con tal de provocarle un daño a su enemigo Mauricio Macri. El ex dueño de Casa Tía, además quiere devolverle a Tinelli aquel favor del 2009 con la representación humorística del “alica alicate”, que le hizo subir puntos fundamentales y que finalmente le permitieron derrotar en las urnas a Néstor Kirchner.
El fenómeno del outsider ya empezó a preocupar al Gobierno. Inmediatamente la Casa Rosada, mostró rápidos reflejos, reinstalando la polarización con el kirchnerismo para levantar la imagen en picada de Macri.
Tinelli ya tiene en claro que no quiere ser candidato a otra cosa que no sea presidente. Pero también lo empuja su deseo de pasarle factura a Macri por haberle quitado la AFA. A Macri también le quedó un entripado, cuando el animador le dio más protagonismo en su show a Scioli en el cierre de la campaña presidencial 2015.
Tinelli se mueve con cintura en el mundo del peronismo. Tiene buena relación con Sergio Massa. Pero también habla con diputados no kirchneristas. Su alfil es el diputado Eduardo “Bali” Bucca, que ingresó por la lista de Florencio Randazzo y fue intendente de Bolívar, la ciudad bonaerense en la que nació el animador.
Bucca le organizó una ronda de charlas sobre política con diputados bonaerenses. Pero en una jugada mediática, el conductor de ShowMatch readobló la apuesta y cuestionó a otro presidenciable, al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Lo criticó por intentar ponerle un freno al proyecto opositor de las tarifas que está tratando el Senado. Urtubey pisó el palito y le respondió señalando que Tinelli desconoce el sistema republicano.

SALDRIA A LA CANCHA DESPUES DEL MUNDIAL

Algunos sostienen que Tinelli ya está en campaña y es probable que muestre sus cartas, después del Mundial, cuando el peronismo salga a la cancha con los posibles candidatos.
Tinelli, en los últimos días se puso el traje de candidato en la localidad de El Piquete, Jujuy, donde fue recibido por una multitud. Además, ya había hecho una recorrida similar en Necochea, donde también se mostró con gente humilde golpeada por las medidas económicas del Gobierno. “Mi mirada es para los de abajo”, dijo el lunes pasado durante una entrevista que le hizo el periodista Luis Novaresio, en la barbería donde se atienden ambos (FOTO). También disparó: “que no se enojen los empresarios de arriba, pero la Argentina sale dándoles a los que menos tienen. No con beneficios para los que más tienen”.
En esa charla, después de haber ojeado el diccionario básico de la política, Tinelli dio tres pasos fundamentales. Primero negó la candidatura, luego no la descartó y coronó diciendo que lo analizará si “hay una necesidad o un pedido de la gente de mi país. Hoy no lo pienso, no estoy pensando en mi ingreso a la política. Si algún día se da, no lo descarto. Hoy no lo tengo pensado, no es el momento”, afirmó, poco después de ensayar un discurso donde puso mucho énfasis en “la crítica situación que está atravesando la gente.Yo siento que uno puede servir al país desde muchos lugares: desde el trabajo que hace, desde la profesión, desde un lugar honesto, de trabajo, de servicio. Yo soy una persona que está muy comprometida desde hace 25 años. Tengo un trabajo de responsabilidad social. Todo el viaje que hicimos a Jujuy, las escuelas que pateamos por toda la Puna, las charlas con las comunidades aborígenes”, indicó.

CON EL MANUAL DE LA ECONOMIA BAJO EL BRAZO

Es la primera vez que Tinelli sacó de la galera sus conocimientos sobre la economía. En esa dirección, destacó que en su gestión en San Lorenzo “tenemos un dinero invertido en lo social que no es un gasto para nosotros”, y lo comparó con la situación nacional. “Ayer venía en el avión, leyendo a un economista de la fundación Bunge & Born que decía que ojalá los políticos inviertan en la educación de primera infancia. Claro, es mucho más fácil invertir en una autopista porque la ves. Pero en la primera infancia se invierte muy poco. Y la tasa de retorno es a 20 o 25 años. Por ahí es mucho más fácil comprar Lebacs o poner un bono que te dé el 5% anual. En la Argentina hay que hablar de proyectos que vayan más allá de los gobiernos”, lanzó como un verdadero desafío futuro para implementar políticas de Estado.
También lanzó críticas a la gestión económica de Macri. “La economía tiene tres patas: consumo, exportaciones e inversiones genuinas, no la timba financiera, esto que ha pasado en los últimos años. Si empezás por el consumo de la gente, dándoles para que consuman más, es posible que después vengan más inversiones”, disparó.
“El consumo sigue cayendo muchísimo, pero no siento que es de este gobierno. Es del anterior, también. Es algo estructural. Me pone muy triste cuando todos dicen: ‘Este país es inviable’. La puta madre, ¿qué inviable? ¡No puede ser inviable este país! Como decía mi abuelo, el granero del mundo, con la riqueza que tiene este país…”, dijo Tinelli.

CRUJE LA GRILLA DE COMPETIDORES

El conductor se encargó también de remarcar algunas críticas contra el kirchnerismo y recordó que La Cámpora bloqueó su desembarco en Fútbol Para Todos por las críticas que le hacía a Cristina Kirchner.
Es que el principal activo de Tinelli sería tratar de romper la grieta Macri-Cristina y encontrar un resquicio para decidir su desembarco. Por eso empieza a ser mirado con buenos ojos por el peronismo no kirchnerista.
Si Tinelli concreta sus aspiraciones, el escenario para el 2019 se pondrá picante. Agustín Rossi ya confirmó sus “ganas de ser candidato”. Otros hablan de la fórmula Massa-Pichetto. Por el lado de Cambiemos, María Eugenia Vidal, como adelanté en exclusiva desde esta columna, podría convertirse en el “plan B” del oficialismo. Sería el muleto de Cambiemos, en caso de que siga naufraganto la imagen de Macri. Mientras, Cristina Fernández sigue siendo una incógnita y su espacio sueña con una gran PASO con el peronismo encabezado por Urtubey y Felipe Solá que defina al candidato 2019.
El peronismo -que incluye al kirchnerismo para posibles alianzas- tiene diversas aristas. Por un lado, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey ya manifestó que trabaja “para que podamos ofrecerle a los argentinos una alternativa superadora a lo que se le ofrece en la actualidad”. El esposo de Isabel Macedo representa al sector “dialoguista” que el propio espacio de Cambiemos reconoce como un rival digno, ya que no conciben la idea de una alianza con Cristina. Del otro lado, se encuentra el massista Felipe Solá, que inesperadamente se lanzó como candidato: “Me gustaría ser candidato pero soy realista”, y no descartó la alianza con Fernández de Kirchner.Además. Otro que se sumaría a la “gran PASO” de haber acuerdo es Alberto Rodriguez Saá, un jugador del agrado del paladar CFK y que tendría intenciones de ser candidato. Con el Gobierno herido en un ala por los desaciertos económicos, hoy cualquier baraja que proponga una salida y un marco de optimismo, le vendría bien a la gente. Y de eso, Tinelli sabe más que todos.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios