La gestión Cambiemos terminará con una tabla de posiciones de precios relativos, consecuencia de las medidas de la política económica.

De esa forma, al finalizar el período 2016-19, la variación real de los salarios habrá registrado una caída de 14,3%. En cambio, el valor de tarifas que abonan los hogares tendrá un incremento real de 85%.

En términos nominales, mientras las tarifas terminarán el 2019 con una suba en torno a 550% respecto a los niveles heredados por la actual gestión, el dólar lo hará con una de alrededor de 400%. La inflación cerrará con un acumulado cercano al 250%. Y el salario con una corrección de 200%, bien por debajo.

Los números surgen de una estimación realizada por la consultora Ecolatina, publicados ayer en un informe que hizo hincapié, además, en que la dinámica de precios del 2020 se verá también inflada por la política de tarifazos. Y es que las necesidades electorales llevaron a que el Gobierno posponga el sendero de correcciones durante el segundo semestre.

Ecolatina calculó: «Durante la gestión Cambiemos habrá tenido lugar un reacomodamiento de precios relativos. Mientras que la inflación acumularía alrededor de 250% entre 2016 y 2019, las tarifas subirían cerca de 550% y el dólar escalaría más de 400%.

La contracara de este proceso sería que los salarios nominales crecerían en torno a 200%, muy por debajo de la inflación».

Y analizó: «El gobierno de Mauricio Macri intentó encarar un proceso de corrección de precios relativos en simultáneo con una reducción de la inflación general. Lamentablemente, este segundo objetivo estuvo lejos de alcanzarse: la corrección de precios relativos aceleró la inflación.

No obstante, la mayor inflación no anuló la corrección de precios relativos: el alza de las tarifas de Servicios Públicos superó ampliamente al del IPC GBA Ecolatina entre 2016 y 2018 (370% y 160%, respectivamente).

En la misma línea, un informe publicado por la consultora Econométrica destacó que la incidencia relativa del pago de los servicios de gas y electricidad sobre el salario promedio de los trabajadores privados registrados pegó un salto entre 2016 y 2019.

En rigor, mientras en 2015 las boletas de gas y electricidad representaban sólo el 0,6% de los ingresos promedio, en 2019 pasaron al 4,5%.

La corrección fue siempre al alza: en 2016 pegó el primer salto y las tarifas energéticas llegaron a representar el 1,8% de los salarios promedio. Luego en 2017 llegaron al 3,4% y finalmente al mencionado 4,5% en 2019.

La expectativa es que la dinámica continúe en esa dirección durante el 2020. Desde Ecolatina afirmaron: «Por la ambiciosa meta fiscal pautada con el FMI para el año que viene, los ajustes tarifarios pospuestos deberán llevarse a cabo a comienzos de 2020, sumándose así a las correcciones propias de ese período.

El aumento de los precios regulados excedería nuevamente a la inflación en la primera parte del año próximo. Producto de que no es posible bajar sensiblemente la inflación a la vez que se corrigen los precios relativos, seguirá elevada».

Agenhoy