Compartir

La diputada de la Ciudad falleció a los 50 años como consecuencia de un paro cardíaco en medio de un estudio que se realizaba en una clínica porteña. Tristeza y dolor en el ambiente de la política y los medios.

El mundo de la política y los medios se vio conmovido por la sorpresiva muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, quien concurrió a una clínica a realizarse un estudio y sufrió un paro cardíaco a los 50 años.

La información fue confirmada a NA por fuentes de su entorno, las que precisaron que la diputada opositora ingresó al Sanatorio de la Trinidad de Palermo por un dolor de estómago y falleció horas después, a las 18:30, mientras se sometía a un estudio médico.

Según supo esta agencia, sufría de una hernia de hiato y se venía realizando estudios para atender esa problemática. Pérez Volpin se habría practicado en esa clínica una endoscopía pero tuvo un paro cardíaco producto de la anestesia, informaron sus colegas en televisión: sin embargo, en el instituto médico de la calles Cerviño y Synclair no respondieron a las consultas de esta agencia.

La periodista había renunciado a su puesto televisivo en Canal 13 en junio pasado para ser candidata a legisladora porteña del frente Evolución, que lideró el exembajador ante Estados Unidos y postulante a diputado nacional Martín Lousteau.

La exconductora de Arriba Argentinos tenía 50 años y dos hijos e integraba el bloque “Suma +” en la Legislatura de la Ciudad. “La familia confirma el fallecimiento. Sufrió un paro cardíaco mientras se realizaba un estudio. Pedimos respeto y privacidad en este momento difícil”, indicó un breve comunicado del espacio que integraba.

La institución médica brindó un parte oficial pasadas las 23:30, en el que precisó que la legisladora “se encontraba internada desde el 5 del corriente por un cuadro abdominal complejo. El plan de estudios incluyó una endoscopía digestiva alta. En el día de la fecha, durante la realización de dicho procedimiento padeció un paro cardiorrespiratorio que no respondió a las maniobras habituales de reanimación”.

Mientras los familiares se encontraban realizando los trámites pertinentes, se barajaba la posibilidad de que sus restos sean velados en la Legislatura porteña.

Compartir

Comentarios