De cara a la reinstauración de una política energética genuinamente democrática, debemos reconocer como punto de partida que una vasta porción de la ciudadanía razona la energía desde una concepción netamente neoliberal.

Aquí uno de los grandes logros culturales del macrismo. Se requiere pues, un trabajo fuerte y serio en este sentido, comenzando por lo básico y que es elaborar una definición de energía (y nuevos indicadores) a imagen y semejanza de la defensa y consolidación de los derechos del pueblo argentino, así como los de un aparato productivo e industrial moderno y competitivo.

La salud energética de una Nación, no es la salud de su balanza comercial ni la de su capacidad exportadora, sino la salud energética de su pueblo. Pues bien, así de empobrecido y enfermo lo ha dejado Cambiemos (actualización al primer semestre de 2019).

Para funcionar, el país necesita menos energía eléctrica que en 2014…
La generación no sólo se desplomó 9% en el primer semestre de 2019, sino que es 5,6% menor a la de igual período de 2015. El descenso es tan drástico que en el acumulado a junio se generó 0,9% menos de energía eléctrica que la requerida por la Argentina en 2014.

Consumo de electricidad a nivel nacional por debajo de 2015…
Al primer semestre del 2019, la demanda de todas las categorías de usuarios se desplomó 7,3%. Los argentinos y las argentinas consumieron 3,9% menos de electricidad que en 2015, mismo período. Es la peor caída desde 2013, como mínimo.

El consumo residencial de electricidad se hunde más allá de 2015…
Los hogares argentinos demandaron un 7,6% menos de electricidad entre enero y junio de 2019 en relación al mismo período del año anterior. Es la peor caída desde 2013 como mínimo. Respecto de 2015 es -2,2% la diferencia. Cabe agregar, asimismo, que desde 2016, el sector residencial se desplomó 9,1%, siendo el más afectado lógicamente por la política tarifaria -sumado a la hiperinflación- de la administración neoliberal.

Consumo residencial de electricidad cayó en 20 provincias de las 22 interconectadas…
El consumo residencial cayó en 2019 respecto de 2018, primer semestre, en 20 provincias de las 22 interconectadas al SADI (91%). Las excepciones: Santa Cruz y Río Negro, con la primera creciendo 8,9% y la segunda 1,8%. (1)

El consumo industrial de electricidad se hunde más allá de 2013…
El sector industrial y de grandes comercios desplomó su demanda de electricidad 7,8% interanualmente, siempre entre primeros semestres. Fiel reflejo de la destrucción del mercado interno, así como del aparato productivo e industrial, este sector consume 8,3% menos de electricidad que en 2013, esto es, seis años atrás.

Consumo industrial de electricidad cayó en 21 provincias de las 22 interconectadas…
El consumo industrial cayó en 2019 respecto de 2018, primer trimestre, en 21 provincias de las 22 interconectadas al SADI (95%). La única excepción fue la provincia de Formosa, con un incremento del 23,2%.

Consumo de naftas y gasoil en el mercado interno a niveles de 2015…
Se desplomó 4,4% interanualmente en el acumulado a junio, nivel mercado interno. Es la peor caída al menos desde 2010. El consumo retrocedió prácticamente a los niveles de 2015.

Consumo de naftas y gasoil en estaciones de servicio por debajo de 2015…
Cayó 1,2% interanualmente en el primer semestre. Es la peor caída al menos desde 2016. En relación a 2015, es 0,7% más bajo. Entre puntas respecto de 2016, primeros semestres, se observa un crecimiento de 2,9%, contra una expansión del 4,8% entre 2012 y 2015.

Elaboración de nafta y gasoil por debajo de 2015…
Los volúmenes elaborados se desplomaron 5% interanualmente para el acumulado a junio, la peor caída al menos desde 2010. La elaboración se ubica 3% por debajo de los niveles de 2015.

Refinación de petróleo retrocedió a 2000…
La refinación de petróleo (total) cayó 2% en el primer semestre. Respecto de 2015, es un 13% menor. Desde que Macri asumió, el procesamiento de crudo ha venido cayendo sin pausa. Al contextualizar históricamente los volúmenes procesados en lo que va de 2019, nos tenemos que ir al 2000 para encontrar cantidades parecidas. Expresado de otra forma, el parque de refinación procesa los menores volúmenes de crudo desde el 2000.

Consumo nacional de gas natural por debajo de 2013…
El gas entregado total (todo el sistema) cayó en el primer semestre 8,2%. Se trata de la peor caída desde 1994. Respecto de 2015, el retroceso es del 3,4%. El consumo para lo que va del 2019 se ubica 0,9% por debajo del registrado en 2013.

Hogares argentinos consumieron la misma cantidad de gas que en 2010…
En el acumulado a junio, el gas demandado por hogares argentinos (entregado por las licenciatarias de distribución) cayó 6,2% respecto de 2018. Los consumos son básicamente los mismos que los de 2010. En su comparación con 2015, la caída es del 4,1%. Por otra parte, es la tercera caída anual consecutiva para este período (-6,2% en 2019; -2,3% en 2018; -18,3% en 2017).

La peor expansión de la red de gas domiciliaria desde 2002…
La incorporación de nuevos usuarios a la red de gas domiciliaria para el primer semestre del 2019 se redujo interanualmente 1,6%. Es la menor incorporación de nuevos usuarios desde 2002 e, insólitamente, la menor desde la era Macri. En relación a igual período de 2015, cayó 29,7%. En cantidades, se pasó de 65.253 nuevos usuarios a 45.885. (2)

Conclusión
«La prestación de servicios de energía adecuada y confiable a un precio asequible, de una manera segura y ambientalmente benigna, y de conformidad con las necesidades del desarrollo económico y social, es un elemento esencial del desarrollo sustentable. La energía es vital para erradicar la pobreza, mejorar el bienestar humano y elevar el nivel de vida».

Esta última definición, absolutamente desconocida, por cierto, pertenece nada más ni nada menos que al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas -ONU/DAES.

  

Agenhoy