La candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Kirchner, encabezó esta tarde un acto en La Matanza, donde afirmó que «la Argentina que viene es difícil y compleja», tras apuntar a «la formación de precios» en materia de inflación y señalar que habrá que «discutir» los «esfuerzos» para pagar la deuda.

La ex mandataria y compañera de fórmula de Alberto Fernández realizó una nueva presentación de su libro «Sinceramente» en el Salón de las Américas de la Universidad Nacional de La Matanza, ubicada en la localidad de San Justo, junto al candidato a gobernador Axel Kicillof y su vice, la intendenta local, Verónica Magario.

«La Argentina que viene es difícil y compleja», sostuvo la senadora, quien a lo largo de su discurso reiteró sus críticas a la política económica del Gobierno y sostuvo que «las cosas que dijeron no eran ciertas, no era cierto que la inflación era por emisión monetaria, no era cierto que con tarifas altísimas iban a venir grandes inversiones».

Respecto de la inflación, la senadora nacional evaluó: «Nos dimos cuenta que no era la emisión. Tenemos que ir a la formación de precios y a los márgenes de ganancia también, sobre todo en alimentos».

«Esto no es para que nadie pierda plata ni se agarre los pelos, ni ninguna cosa dogmática y socializante, simplemente es sentido común», aclaró y remarcó: «Cuando estábamos nosotros se cansaron de ganar plata todos los empresarios y ahora solamente gana un pequeño grupo de empresarios que son los vinculados con el Gobierno».

En materia tarifaria, la candidata a vicepresidenta afirmó que «no se pueden aplicar las reglas del mercado a algo que no solamente es un servicio público, sino que el que lo presta lo hace en forma monopólica».

Y sobre la deuda contraída por la administración del presidente Mauricio Macri, particularmente con el FMI, consideró que «no sería justo pedirles a los 44 millones de argentinos que paguen con el mismo esfuerzo» y agregó: «Lo vamos a tener que discutir».

En este sentido, también apuntó contra la ex directora del FMI, Christine Lagarde: «La vi con cara de yo no fui (en una entrevista reciente donde la consultaron sobre la situación económica argentina). Con cara de nosotros no queríamos en realidad».

“Hay una tentación muy fuerte de darle y darle a (el presidente Mauricio) Macri, pero que nadie los engañe haciéndoles creer que el fracaso de esto es por la impericia, la inutilidad o incapacidad de un presidente, que se hagan cargo los que levantaron estas políticas durante años y hoy se ven estas consecuencias», señaló al principio de su exposición.

Por otro lado, la dirigente del Frente de Todos recordó la gestión de su esposo, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, y la suya y destacó que «fueron 12 años y medio de grandes transformaciones y avances».

 «Que había problemas, sí, siempre los hay, pero los que había se multiplicaron exponencialmente y surgieron otros que creíamos superados. A mí personalmente el endeudamiento y el hambre me resultan intolerables», agregó.

LF