Cristina reciclada, se mostrará más y disparará a la cabeza de Vidal

Compartir

*Por Jorge Joury| El búnker de Cristina Fernández, comenzó a despedir olor a pólvora. Son los primeros fuegos de artillería del relanzamiento de la campaña con miras al 22 de octubre. Si bien el 17 de septiembre es la largada oficial, por estas horas se aguarda con expectativa el escrutinio definitivo de las PASO.

Están seguros de que ganarán, aunque sea por escaso margen. Pero además, ponen énfasis en que se viene “una Cristina recargada. Con más exposición mediática y disparando con todo contra la gestión de María Eugenia Vidal”. Pero además, en su entorno ya están barajando una posible fórmula con Agustín Rossi para las presidenciales del 2019. Parte del nuevo formato, tiene que ver con que la ex presidenta, tiene un nuevo gurú. Se trata de Jorge Alemán Lavigne, psicoanalista de 66 años radicado en Madrid, desde que se exilió en 1976. Es un hombre que pertenece a la izquierda culturosa peronista, denominada Carta Abierta. Este profesional, le aconsejó diagramar cambios en la campaña para no quedar presos de un techo. En esa dirección, se apuntará especialmente al nicho más afín para tratar de pescar adherentes, que es el de Florencio Randazzo y a las más de 400 mil personas que no sufragaron en las Paso.

También se entusiasman con los cerca de 400 mil votos que faltaron contar la noche del 13 de agosto en la que sólo se llegó a contabilizar el 95,68% de las mesas de votación. La cantidad es determinante. No hay que olvidar, que entre el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich y la postulante de Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, sólo hubo de diferencia 6.915 votos. Ahora, después del fallo de la Justicia Electoral, finalmente habrá un ganador.

Las mesas de La Matanza, el partido más grande de la provincia de Buenos Aires donde se cree que Cristina Kirchner podría obtener su mayor caudal de sufragios, se terminará de escrutar el jueves. Y el resultado de toda la provincia se conocerá el lunes próximo.

EL NUEVO DESEO DE LA CAMPAÑA

En lo que tiene que ver con el frente de ataque, en el cristinismo se mantendrá la fórmula de “narrar el infortunio”, es decir, seguir pegando por la economía en crisis, el desempleo, las pymes que cerraron, el endeudamiento histórico con los organismos externos y el ajuste que se viene para después de octubre, junto con el proyecto de ley de flexibilización laboral y el de la ampliación de la edad jubilatoria. No obstante, el nuevo gurú K está buscando embocar un “deseo social” para que la ex presidenta lo exprese a tambor batiente y pueda sumar más votos con un frente de esperanza que pueda contrarrestar el discurso del oficialismo.

El efecto látigo que usó Cristina fue efectivo. Sin embargo, el nuevo estratega aconseja agregar al menú un mensaje propositivo. La ex presidenta, irrumpirá en propuestas legislativas para timonear a futuro desde el Senado. El dato más novedoso, es que Cristina mostrará una mayor presencia mediática y se van a visualizar los otros candidatos, además de los intendentes, pilares fundamentales del andamiaje a nivel territorial. “Pondremos en marcha una presencia muy fuerte en los medios”, aseguran desde Unidad Ciudadana.

EMERGER Y ROMPER EL CERCO

Por el momento, la aparición de CFK concediendo entrevistas está sujeta a evaluación, pero las chances cada vez son más cercanas. De alguna forma, Cristina y su espacio recogen el guante que tiró María Eugenia Vidal, quien durante la campaña en las PASO acusó a la ex presidenta y a sus candidatos de “esconderse” y “no dar la cara”. La estrategia, ahora será “romper el cerco” y transitar nuevos canales de comunicación, porque durante el periodo de cara a las Primarias, Unidad Ciudadana sólo les habló “a los propios”. El nuevo gurú aconsejó mayor exposición y propuestas, para “romper el miedo a Cristina que instaló el Gobierno y parte del círculo rojo”.

El camino no es fácil. Hay que señalar que Cristina está veinte puntos por debajo de la adhesión que obtuvo en 2011, cuando consiguió su reelección presidencial. Esta vez, obtuvo menos sufragios que Aníbal Fernández dos años atrás. También sufrió el derrumbe en su histórico bastión santacruceño. Y como si fuera poco, en San Luis, donde los Rodríguez Saá, que nunca habían perdido, se unieron a ella y recibieron tras 34 años de reinado, un sopapo departe de Claudio Poggi, el candidato de Cambiemos.

CAMINO A LA CENTROIZQUIERDA

Es probable que sus chances de volver a conducir al peronismo se hayan agotado, pero Cristina ahora no estaría pensando en manejar el partido, sino en liderar una expresión de centroizquierda para enfrentar el neoliberalismo que, según ella, representa Macri. “El pejotismo nunca fue del paladar de Cristina. Es más, con su marido en vida, siempre decía: el que habla con el PJ es Néstor”, comentó un intendente del conurbano, que fue muy cercano al matrimonio cuando ejercían el poder. Lo que se comenta en fuentes partidarias, es que Cristina no tendría espacio para luchar por el liderazgo del peronismo. No obstante, podría ponerle palos en la rueda frente a una renovación como la que el movimiento inició en 1985, de la mano de Antonio Cafiero. Como contrapartida, también se puede suponer que el peronismo podría obstruírle a CFK, el sueño de transitar por la mano izquierda.

La ex presidenta esperaba ganar las PASO por al menos cinco puntos para llegar confiada a octubre y enfrentar la fuerza del voto útil, pero la realidad le marcó otro escenario.

LOS VIENTOS DE COMODORO PY

Otro de los temas que señala un posible frente de tormenta en el horizonte electoral de CFK, es la pérdida del único aliado que le quedaba en la Cámara Federal porteña, el tribunal que revisa las decisiones de los jueces que la investigan. Tres causas centrales en su futuro judicial ya no contarán con el voto favorable y los tiempos que venía imponiendo el juez Eduardo “Chiche” Freiler, suspendido por presunto mal desempeño y elevado a juicio político tras una polémica maniobra de Cambiemos en el Consejo de la Magistratura. Como consecuencia directa de su caída, en lo que queda hasta octubre, los expedientes por la corrupción en la obra pública, el caso Hotesur y la causa Los Sauces serán tratados desde Comodoro Py, en un escenario mucho más hostil para la candidata y favorable para la campaña del oficialismo.

En la campaña de Unidad Ciudadana, también se pondrá foco en la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Se le echará en cara “mentir con los resultados”.También le achacarán mala gestión en materia de seguridad y salud. Serán los intendentes los que saldrán a la cancha para señalar que Vidal “no está gestionando responsablemente”. La nueva táctica comenzó a practicarse en las últimas horas, de la mano de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, quién señaló que el habitante de la provincia “no le cree más” a la gobernadora María Eugenia Vidal, y que por ello “el techo” electoral de Cambiemos “ya está” en los resultados obtenidos en las primarias del domingo 13″.

Magario aseguró que “no hay votos ni de Sergio Massa, ni de Florencio Randazzo que vayan para Cambiemos”, en las generales de octubre, y que por tanto esos sufragios se sumarían a la candidatura a senadora de la ex presidenta.

En el plano local, sobre el municipio que tiene unos 2 millones de habitantes, la intendenta aseguró que “hicimos una excelente elección, ganamos por más de 25 puntos, y de cada cinco matanceros, cuatro le dijeron que no a María Eugenia Vidal”.

EL OJO EN LOS JUBILADOS Y LOS JOVENES

También los planificadores de la campaña cristinista, pondrán el ojo en los jubilados y los jóvenes de 16 años. Los estudios de opinión que encargaron, dan cuenta de que los adultos mayores están enojados con Macri por los recortes a los medicamentos y prestaciones que brinda el Pami. “Tienen que ir a votar por su remedio.Sus nietos también tienen que saber que de esta votación depende la salud de sus abuelos”, dicen cerca de la ex presidenta, sobre una de las campañas fuertes que lanzarán para captar un voto que no tuvieron en estas internas.

Uno de los grandes problemas de Cristina, es que la mayoría de los gobernadores peronistas coinciden en que el proyecto político de la ex presidenta está terminado. Sostienen, que más allá de los resultados de las primarias en el que varios perdieron, la “liga” de mandatarios es la única alternativa de reorganización de cara al futuro.

Aunque parezca mentira, ya hay campaña para el 2019. En los laboratorios de Jaime Durán Barba se habla con fuerza de la reelección de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Pero también de Cristina 2019. Eso sí, aunque algunos peronistas reman por la unidad, otros ya piensan en una fórmula 100% K, un cepo para el resto del justicialismo.

El titular de la CTA Hugo Yasky, candidato a diputado de Unidad Ciudadana, ve a Cristina triunfadora y catapultada en la pelea hacia la Casa Rosada. Yasky hasta menciona un posible compañero de fórmula: Agustín ” El Chivo” Rossi que, si se cuentan los votos de las tres listas del Frente Justicialista santafesino, pasaría el medio millón de votos, lo mismo que Cambiemos logra en Mendoza. Las cuentas de Yasky implican que entre CFK y “El Chivo” juntarían el 45% de los votos peronistas en dos de los cuatro distritos más grandes del país. La foto de la posible fórmula, ya se la sacaron hace pocos días en el Instituto Patria. Lo que no se puede ignorar, es que aún falta que hablen las urnas en octubre.
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Quienes quieran consultar su blogs, pueden dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios