Cronicas de la 58° edición del “Festival Nacional del Folklore Cosquín 2018″

Compartir

Cobertura especial de Daniel Viola para Agenhoy.

Nuevamente la fiesta, el encuentro, las discusiones, las alegrías…durante nueve días esta ciudad a 60 kilómetros de la Ciudad de Córdoba, en el valle de Punilla, se llenó de músicos, bailarines, recitadores, copleros…

Capital Nacional del Folklore,  la edición 58 nos deja ya una programación coherente en el escenario mayor, en esa plaza Próspero Molina, que lleva ese nombre de Plaza como alguna reminiscencia española, plaza de toros…porque esa plaza es un anfiteatro, con gradas y plateas que marcan la diferencia de precio de la localidad ante la cercanía del escenario.

Pero  Cosquín que es de nadie y es de todos, es único en el mundo. Y esto no es una exageración cordobesa, hablando con corresponsales extranjeros, afirman que no existe un Festival que se prolongue las 24 horas por nueve días. Durante la mañana se baila y se canta en los balnearios, en algunos patios privados y públicos como el de la Piri, la Princha, patio que abre a las siete hasta las once para abrir nuevamente  a las 19 con talleres, charlas y una programación con un excelente nivel. No cualquier músico se sube a ese escenario. Y bailarines excelentes, profesionales, amateurs, no dejan de bailar y danzar.

Otras peñas concentran a la gente, y dos fundamentales cuando cierra la Piri a las dos, se trasladan los jóvenes a La Salamanca, donde continúa el baile, y la bebida…otros prefieren ir a la Peña Oficial que se encuentra en las instalaciones del Centro de convenciones, donde funcionara hace ya bastantes años, el Mercado Central de Cosquín y de alrededores. En la Peña oficial se presentan la mayoría de los artistas que estuvieron en el escenario Atahualpa Yupanqui, con amplias instalaciones para bailar, y con la presencia de distintos ballets.

Hablando de baile, que es un distintivo en Cosquín por la pasión por bailar nuestros ritmos, la Profesora Silvia Zerbini, recientemente designada Directora del ballet nacional que fundara el Chúcaro, Santiago Ayala, junto a Norma Viola, tuvo la inteligente idea de presentar el ballet en la calle, en la Avda. San Martín presentando al ballet gratis, y luego invitar a bailar al público con los integrantes del ballet, y luego sí seguir bailando todos. Fiesta popular.

Hoy sabremos en la llamada nueve luna, o última noche,  quién será consagración, revelación, mención especial, entrega de distinciones…hoy cierra Cosquín y dejará como cada  año la posibilidad de discutir, evaluar, contradecir, como en  toda pasión popular. Y Cosquín para muchos es una pasión.

Como siempre Cosquín también ofrece manifestaciones políticas, marchas, denuncias, pedidos en el escenario por causas de  pueblos originarios, libertad a presos políticos…Marcha en contra la pérdida de monte, marcha por el agua, Jornada contra el trabajo Infantil, en contra de los despidos en Fabricaciones Militares…la venida o no del Gobernador…Años ha Cosquín fue centro de resistencia a la dictadura de Onganía y Lanusse a través del gremio de Luz y Fuerza, y otros sindicatos, donde se cortaba la luz y volvía pero ya regada la platea de volantes en contra de la dictadura. También fue escenario de prohibiciones y reivindicaciones…de listas negras, de canciones que se prohibían.

Durante la última dictadura, cada músico debía presentar la lista de canciones para ser supervisadas por el censor militar de turno…Y tachaba cual no podía ser interpretada. Cafrune no lo aceptó y cantó las canciones prohibidas, y dicen que eso le costó la vida…

Pero no se detiene ahí Cosquín. Encuentro de poetas con la gente, que ya es de poetas y cantautores, pero lo cierto es que de 21 a 24 uno puede encontrarse con la palabra poética de poetas y cantautores…Poetas como Susana Villalba, Carlos Aldazabal, Fernando Agüero, Alfredo Luna y cantautores como Sara Mamani, Mario Diaz, Pancho Cabral, Jorge Vattuone…

Y aquellos que no deseen a la mañana ir a un balneario o a lo de la Piri, tienen talleres de danzas, esculturas, quichua, grabado…o asisitr a las 22 muestras de artes plásticas, o caminar por los pasillos de la Feria de Artesanos, donde se concentran los mejores artesanos del país, quizá no como la feria de Berazategui o Gral Sarmiento, pero con muy buen nivel. Otro acierto del último año fue abrir el paseo de artesanías y manualidades de trabajadores locales.

Y seguramente que algo quedó perdido entre abrazos, copas, río, luna y bares.

Compartir

Comentarios