Por Melisa Delgado Niglia.

Los profesionales que realizan residencias dependientes de la Secretaría de Salud de la Nación (ex Ministerio) alzan su voz ante el arrasamiento de sus derechos como trabajadores de la salud. Residentes decidieron realizar un paro y movilización este miércoles 2 de octubre, a las 10.00, desde el Hospital Garrahan hasta la Secretaría de Salud.

La residencia es una beca de posgrado de formación en servicio, de dedicación exclusiva, a la cual se accede mediante concurso. Quienes eligen formarse dentro del sector estatal hacen una apuesta colectiva a la salud pública y de calidad.

Desde el mes de junio del corriente año, profesionales de la salud se encuentran trabajando de lunes a viernes, 8 y hasta 9 horas diarias, sin considerar las horas extras no registradas, cubriendo además guardias semanales y de fin de semana de 24hs en múltiples hospitales del país, sin percibir su salario, sin tener obra social aún, y esta situación se reproduce año a año. A esto se le agrega que sus salarios se encuentran por debajo de la canasta básica total, devaluados y atrasados respecto a la inflación y la remuneración de pares en otras jurisdicciones, no sólo aquellos correspondientes a los residentes de primer año sino también los de la totalidad de los residentes de todos los años.

Habiendo agotado todas las instancias posibles para efectuar su reclamo ante los responsables de la Secretaría de Salud de la Nación, los residentes decidieron realizar un paro y movilización este miércoles 2 de octubre, a las 10.00, desde el Hospital Garrahan hasta la Secretaría de Salud, convocando a todos los que quieran estar apoyando este reclamo y exigiendo:

● Cobro a término del salario de los profesionales residentes de primer año.

● Recomposición salarial para la totalidad de los residentes.

● Cumplimiento de la Ley y Reglamento de residentes.

“No sólo que no cobramos, sino que no tenemos ni obra social ni ART y esto nos deja totalmente en peligro porque tenemos un trabajo con riesgo infectológico. Más allá de todo eso, tampoco tenemos una fecha estimativa de cobro. Nadie salió a decirnos cuándo cobraríamos”, expresó en diálogo con AgenHoy, Andres Cugat, médico residente de cardiología en el Hospital de alta complejidad El Cruce.

“El sueldo que nos están ofreciendo y que firmamos es de $29.000 sin descontar aporte jubilatorio y demás terminamos con $24.000, por debajo de la línea de pobreza. Haciendo cuentas, de acuerdo con el tiempo que trabajamos, son entre $100 y $87 la hora”, agregó el profesional.

Melisa Delgado Niglia