La demanda de combustibles se redujo en marzo en un 3,28%, impulsada por una fuerte caída de los productos premium, y contribuyó a que el primer trimestre del año cerrara con un negativo del 2,13%, tendencia que se registra desde mediados del año pasado.

De acuerdo con cifras de la Confederación de Entidades Comercializadoras de Hidrocarburos y Afines (Cecha), en marzo las ventas de gasoil G2 aumentaron 1,03%, mientras que las de nafta súper se incrementaron en un 5,89%.

Por el contrario, los productos premium de ambas variedades sufrieron en el tercer mes del año una retracción interanual del 10,13% en el gasoil y del 23,78% en la nafta, caídas que no fueron compensadas por los otros combustibles.

En el resumen trimestral de las ventas de combustibles, se repiten las tendencias ya que el gasoil G2 aumentó 4,86% y la nafta súper un 5,25%; en tanto el gasoil premium cayó 6,68% y la nafta premium un 24,13%, lo que refleja la retracción general del 2,13%.

Las cifras de febrero habían arrojado un leve repunte en la demanda de combustibles del 0,78%, lo que se explicaba por el alza interanual del gasoil como insumo para el agro.

Emmanuel Angelozzi