La diputada massista, famosa por su lucha en defensa a los jubilados, fue denunciada y la acusación es que ubicó a toda su familia en el PAMI.

 

 

Se trataría de un caso de nepotismo, en el que la legisladora logró conseguir un lugar en el estado para sus dos hijos, sus dos nueras, su sobrina y su hermano.

Según los archivos que circularon y como consigna realpolitik.com.ar, donde se pueden ver los documentos y empleadores («Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados), entre el personal se encuentra el hermano de la diputada, Claudio Marcelo Tundis, quien trabaja en el PAMI desde el año 2007 y percibe un sueldo de 72 mil pesos por mes, ingresando algunos años después que la parlamentaria.

 

El primero en entrar a la obra social de los jubilados fue su hijo menor, Diego Gastón Zavaljauregui, que desempeña allí desde 1999, apenas tres años después de que su madre entrara al organismo estatal, y gana 97 mil pesos. Su otro hijo, Sergio Gustavo Zavaljauregui, el mayor, también logró entrar desde el 2007 hasta, ganando 67 mil pesos mensuales.

 

Tundis hizo las gestiones necesarias para ubicar a sus dos nueras en PAMI. Por un lado, Noelia Angélica Giménez, la esposa de Diego, desde 1999, el mismo año que ingresó su marido, y gana 62 mil. Por el otro lado, Damiana Belén Cerdaño, está casada con Sergio, trabaja en el ANSES y tiene un sueldo de 56 mil pesos.

Micaela Selene, su sobrina, también logró ingresar a esa administración con un sueldo de 30.000 pesos.

Tundis percibe un salario de 97 mil pesos como diputada en el Congreso, y mantiene el privilegio de pertenecer al PAMI a pesar de que desde el 2013 no se desempeña allí, lugar al que accedió en 1994.

Por una cuestión legal, en la que no puede cobrar dos sueldos públicos, no está percibiendo salario de ese organismo estatal, aunque una vez que finalice su mandato, tiene el cargo asegurado.

Carolina Bisgarra