Malena Galmarini y Santiago Cafiero recorrieron el Sistema de Riachuelo que permitirá mejorar la calidad de vida de 4,3 millones de personas.

El jefe de Gabinete y la presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA) denunciaron que durante el macrismo se ralentizó la obra Sistema Riachuelo que fue en parte financiada por el Banco Mundial y que es necesaria para mejorar la vida de 1,5 millones de hogares (más de 4 millones de personas) que tendrán acceso a la red de cloacas.

Desde Aysa especificaron que la obra Sistema Riachuelo permitirá mejorar la prestación del servicio a más de 4.3 millones de personas y también incorporar a 1.5 millones de vecinos a la red de cloacas.

La obra de cloacas va a beneficiar a los porteños y a los habitantes de Lanús, Quilmes, Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Isidro, San Martín, Vicente López, La Matanza, Morón, Hurlingham, Tres de Febrero, Esteban Echeverría y Avellaneda.

De acuerdo a una nota de El Cronista, el primer tramo era el Colector Margen Izquierda al que arribarán las tres cloacas principales de la ciudad de Buenos Aires y que fue terminado. El segundo tramo son los desagües que llegarán a la Planta de Pretratamiento Riachuelo y que no fue terminado. Y el tercer tramo un emisario de 12 kilómetros adentro del Río de la Plata donde se desagotarán (tercertramo).

En febrero de 2019, el entonces presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, recorrieron la obra sin dar cuenta de la paralización. «Lograr que cientos de miles de chicos puedan jugar en la calle sin riesgo a enfermedades o contaminación, que los desbordes del Riachuelo no afecten, que recuperemos el Riachuelo porque también es un compromiso cuidar el medio ambiente”, afirmó Macri en aquel momento.

Fuentes: El Destape y Corrientes Hoy

Melisa Delgado Niglia