Con el Presupuesto bonaerense aprobado sin mayores inconvenientes en la Legislatura, desde el gremio que nuclea a médicos y profesionales de la salud (Cicop) cuestionaron el armado del mismo. En ese sentido, denunciaron que el gobierno destina más fondos para pagar intereses de deuda que para el sistema sanitario.


A través de un comunicado expresaron que «manifestamos nuestro rechazo a un presupuesto de ajuste, elaborado en espejo con la propuesta aprobada en el nivel nacional y bajo los dictados del Fondo Monetario Internacional».
«La ley contiene, entre sus ítems principales, el pago de los intereses de una deuda por un valor de 77.000 millones de pesos, contraída por el gobierno actual y en un monto notoriamente superior a los 51.000 millones (5,5 %) correspondiente a Salud», explicaron.
Asimismo, manifestaron que “la baja del porcentaje para Salud reviste características inéditas. No bastó con observar las graves falencias del sistema, ocasionadas fundamentalmente por partidas presupuestarias muy por debajo de las necesidades para un funcionamiento adecuado. La decisión del Gobierno de María Eugenia Vidal y de una importante porción de la oposición fue dejar a hospitales y centros de salud literalmente a la deriva, profundizando la afectación de las condiciones en que trabajamos e intentamos cuidar la salud de la población”.
“Esta definición, de profundas raíces políticas, no hará otra cosa que comprometer el Derecho a la Salud, un derecho inalienable para la vida de los ciudadanos que no podrá ser cumplido”, concluyeron.

NG