La sucursal Avellaneda del supermercado mayorista despidió en el transcurso de los últimos tres meses a siete trabajadores de planta y dos jefes de sector con bastante antigüedad, luego de que en febrero estallara un conflicto donde también quedó involucrado el gremio mercantil por la no elección de nuevos delegados pendiente desde julio del año pasado.

Esta semana- pese al Día del Empleado de Comercio- , la movida solidaria de otros gremios llevó a un acto en la puerta del edificio Pieniovi y Fiorito, Piñeyro, mientras que los que quedaron en la calle -desde el martes- recurrieron a la planta central de la empresa en Olivos y a las oficinas capitalinas. En tanto, un grupo de abogados preparaba un recurso para presentar ante la Justicia. Los que estaban dentro, trabajaban normalmente «pero con una mayor custodia policial», según dijo uno de los voceros.

También, destacaron que «estamos abiertos a una instancia de diálogo, otros gremios nos manifestaron su solidaridad, inclusive tendría que haber un acercamiento con el gremio de comercio, le pedimos de distintas formas que hiciese elecciones y siempre hicieron oídos sordos a los pedidos, inclusive a la Secretaría de Trabajo».

LF