Detrás del golpe al rey de La Salada se esconde un negocio multimillonario

Compartir

*Por Jorge Joury| Durante décadas faltó voluntad política para ponerle fin a uno de los negocios más oscuros, no solo de la Argentina, sino del continente.

Finalmente, las autoridades penetraron en las últimas horas en un submundo dominado por las mafias y la complicidad policial. Lo hicieron para patear uno de los nidos más infectos de la delincuencia.

Allí, donde matar no cuesta nada, con tal de preservar la caja. Durante años, el lugar se convirtió en un territorio hostil, donde era habitual apelar a los tiros para dirimir la lucha a brazo partido por la dominación de puestos de ropa trucha.

El escenario del que estamos hablando, está ubicado en el denominado camino de la Ribera, en la localidad de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora y la historia parece extraída del argumento de una película de El Padrino.Lo cierto es, que así fue como se materializó la detención de Jorge Castillo, una suerte de Don Corleone de las saladitas.

El dueño de un imperio que moviliza unos 70 mil millones de pesos al año y que vivía como un magnate en una lujosa mansión. Muchos lo habrán visto en alguna ocasión, peregrinar con su sonrisa por los programas de televisión,haciendo ostentación de que su emprendimiento era para beneficiar a miles de argentinos a los que les daba trabajo y a otro tanto, que podían pagar a menos de la mitad la ropa.

Castillo en su raíd también cuenta con un viaje a Angola. Fue con la misión comercial armada por el ex secretario de Comercio, el polémico Guillermo Moreno . Abrigaba por entonces. el sueño de exportar su mercadería trucha al continente negro.

Pero el itinerario del hombre que también se codeaba con figuras de la farándula para fogonear pasarelas en su predio de Lomas de Zamora, terminó en medio de una pesadilla. Durante la madrugada y de manera abrupta, en una acción mantenida en el más absoluto secreto, cayó en las redes del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de la Bonaerense Los efectivos irrumpieron sin darle tiempo a nada, en el barrio privado donde vive, en una mansión hollywoodense ubicada en la localidad de Open Door, en las cercanías de Luján.

El operativo, ordenado por el fiscal Sebastián Scalera, formó parte de otros 55 allanamientos que activó la justicia durante la madrugada del miércoles y el único que tuvo secuencia de película. Castillo, que observaba el procedimiento desde la planta alta, al verse acorralado, respondió a los tiros con una escopeta.Uno de los proyectiles dio en un escudo policial y una de las esquirlas impactó en un ojo de Carlos Javier Gómez, agente del GAD 25 de Mayo, quien debió ser operado de urgencia para salvarle la visión. Por esta circunstancia, además de la acusación de asociación ilícita, el dueño de la feria Punta Mogotes quedó imputado de homicidio en grado de tentativa agravado por la condición de policía de la víctima.

PICANAS Y LATIGOS PARA FLAGELAR MUJERES

Los allanamientos se realizaron en el marco de una investigación iniciada en el 2015 y dejó un saldo de 21 detenidos, entre ellos, un policía de la Federal y dos de la provincia de Buenos Aires a quienes se sospecha que se les pagaba por protección. También hay que decir que entre los apresados se encuentran el hermano de Castillo de nombre Hugo, quien es propietario del paseo de compras “Coty 3”; Adrián Capazo Castillo, dueño de “Coty 4”, entre otros familiares. A su vez, se secuestraron más de 20 armas de fuego, una picana eléctrica, celulares, un sistema de monitoreo y computadoras entre otros elementos de interés para la causa.

En rigor, se desbarataron tres bandas delictivas que operaban dentro de la denominada La Salada y que entre otras cosas, se las acusa de explotación ilegal de espacio público, cobro por seguridad privada, limpieza y pago por el estacionamiento, además de “coacciones” y “robos”. También fueron imputados de desnudar y pegarle a mujeres acusadas de robar prendas en el predio, a las que azotaban con cinturones de cuero para que no vuelvan más.

También con las denominadas “mecheras” utilizaban otros elementos de torturas como las picanas eléctricas. Horas después, el procedimiento culminó con el avance de las topadoras, que barrieron con cientos de puestos callejeros desarmables, instalados en las calles del paseo, incluso los que se levantaron a la vera de las vías del ferrocarril.

Los investigadores apuntan a tres bandas, en las que también hay barrabravas del fútbol y que operaban en la zona por la disputa de los puestos, por los que se cobraba hasta 800 pesos por día. Así fue, como la puja territorial desató una violenta guerra que terminó con al menos cinco muertos en un año y medio. A la recaudación por los alquileres de los pequeños stands, también había que sumarle extras por seguridad, limpieza y el control de los “trapitos”.

COMPLICIDADES POLICIALES QUE SIEMPRE ESTAN

En un año electoral, para el Gobierno el procedimiento viene como anillo al dedo. Se suma a otro golpe al delito, como lo es el secuestro de las casi dos toneladas de cocaína incautadas hace pocas horas en Bahía Blanca, que estaban ocultas en bobinas de acero. Para el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien se mostró en una rueda de periodistas con su par nacional Patricia Bullrich, “esto forma parte de la lucha frontal contra las mafias que hoy la justicia, las fuerzas federales y la Policía de la Provincia de Buenos Aires están llevando adelante”.

La conferencia de prensa se realizó en el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía, ubicado en autopista Riccheri y Camino de Cintura (Puente 12). Ritondo además explicó que ”se desbarataron tres asociaciones ilícitas, pero esto es el comienzo, porque hay procedimientos que continúan realizándose y todavía se está clasificando el material”. Hoy nosotros podemos anunciar que las tres asociaciones ilícitas están desbaratadas y presos sus principales líderes. El espacio público es de la gente y no de ellos que se lo apropiaron y se creyeron los dueños”.

A su vez, el titular de la cartera de Seguridad advirtió que “no hay mafias que no funcionen en la Argentina sin complicidades policiales, judiciales y políticas” y afirmó: “por eso en esto hay que ir hasta las últimas consecuencias como nos encomendó la gobernadora y el presidente. Este es el trabajo que estamos haciendo”. Por su parte, la ministra Bullrich dijo que “se ha dado un golpe muy importante a las mafias que trabajaban por esa zona.

Hace mucho tiempo que se hablaba de aprietes, de extorsiones, de torturas a la gente” y aseguró que “el desbaratamiento de esta mafia es un mensaje para que todos aquellos que trabajan en la marginalidad y se creen los dueños de la calle, sepan que no tienen cabida en esta Argentina”.

UNA INDUSTRIA DE CONSECUENCIAS DEVASTADORAS
La comercialización de productos truchos florece como hongos a lo ancho y lo largo del país. La crisis económica ha traído estas postales del pasado a través de las ferias denominadas “saladitas”, manteros, venderores ambulantes y talleres textiles clandestinos. Se trata de un negocio ilegal que factura unos 70 mil millones de pesos al año. Frente a esta dramática realidad, se pierden miles de puestos de trabajo y el Gobierno deja de recaudar casi 12 mil millones de pesos anuales en concepto de IVA. Esta red opera en todo el territorio a través de 655 ferias ambulantes no registradas ante la ley, con más de 65.000 puestos que ponen en jaque a la producción e industria nacional.

Según datos suministrados por la Secretaría de Comercio Interior, el mercado ilegal le saca el 40% del total de las ventas a la actividad lícita, creciendo solo en los últimos cinco años un 100%. Tan penetrante ha sido el desarrollo de este formato comercial que hay ferias de este estilo en 115 localidades de la Argentina, superando la cifra de 90.000 puestos clandestinos. En su mayoría, la mercadería de venta ilegal en estas ferias llega también de forma irregular, manejándose todo el circuito en la informalidad. El radio de acción va desde los talleres clandestinos – funcionan alrededor de 350 en todo el país- hasta los registrados, que en algunos casos evaden la ley con mercadería en negro, o bien en forma de contrabando “hormiga” por las extensas fronteras del país, o directamente a través de piratas del asfalto.

El crecimiento del comercio clandestino se debe a tres factores. Por un lado, a la falta de controles que da lugar a que el fenómeno se expanda. El segundo, al aumento de la cantidad de gente que buscando precios más accesibles cambia consumo formal por informal y alienta a incrementar la masa de vendedores irregulares, que al no pagar impuestos, ni cumplir con normativas de seguridad o higiene, ofrecen productos a valores mucho más bajos. Y tercero, al mayor desempleo, que generó que más personas encontraran en la venta indebida, una vía de supervivencia.

EN LA PLATA HAY 5 MIL PUESTOS

Aún sin datos precisos, porque varían todo el tiempo, se cree que existen alrededor de 50.000 puesteros en todo el país y que 25.000 de ellos, es decir la mitad, se encuentran entre el terreno porteño y la Provincia de Buenos Aires. Solo en la ciudad de La Plata habitan casi 5.000 manteros y puestos ilegales de venta de artículos. Los rubros productivos donde más impacta este mercado prohibido son el de la indumentaria, el calzado y el juguete.

Se trata de una realidad compleja sin solución por el momento, que ha llevado a que desde las cámaras comerciales se le pida al Estado nacional reglas de juego claras y coherentes para luchar contra la ilegalidad en el sector, que está poniendo en riesgo miles de empresas y puestos de trabajo. Las estadísticas ponen los pelos de punta. Hay en el país 65.000 puestos en ferias comerciales ilegales, unos 25.000 manteros que operan en Capital Federal y provincia de Bs. As. Se cree que son 655 las “saladitas” diseminadas por el país y que además operan unos 350 talleres clandestinos.El 40% de las ventas totales se le saca a la actividad legal y el 50% de la ropa que se compra es de contrabando o hecha en talleres clandestinos. Esta actividad le hace perder al Estado 12 mil millones de pesos al año en concepto de IVA. Saquen cuentas de las obras que se podrían hacer con ese dinero.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Quienes quieran consultar sus artículos, pueden dirigirse al blogs: Jorge Joury De Tapas.

Compartir

Comentarios